La corrupción en las corporaciones policiales no deja exenta a la Secretaría de Seguridad Pública Estatal y por ese motivo Adalberto Aráuz Arrendondo, director de Vialidad Estatal, dejó el cargo desde el 30 de abril luego de que fue señalado de, presuntamente, ordenar la liberación de un hombre que fue detenido en la Vía Atlixcáyotl.

Fuentes al interior confirmaron la destitución del mando, quien ayer se despidió con un mensaje a los inspectores de las diferentes regiones de Vialidad Estatal, a quienes además les anunció que la corporación quedaría bajo encargo de Francisco Genovés Pereyra, quien es subdirector de Vialidad y ahora será encargado de despacho del área.

Las fuentes consultadas explicaron que este movimiento también ha traído incertidumbre en la corporación pues Genovés Pereyra cuenta con antecedentes de corrupción en Chiapas, donde fue director en área de tránsito, aunque la otra carta para quedarse con el cargo de Arauz Arredondo es Jaime Oropeza González, quien en su momento ya fue subdirector operativo de Vialidad Estatal.

"A todos mis estimados compañeros y comandantes de la DPEV, me despido de ustedes, he cumplido a medias con mi misión, pues no logré cubrir mis objetivos, pero sé que con el liderazgo que ejerce mi estimado amigo el jefe Oropeza y el que ejercerá desde hoy el ingeniero Francisco, ustedes sacarán la casta y avanzarán hombro con hombro, en pos del éxito y la exaltación de nuestra dirección y de todos y cada uno de los hombres que la integran, demostremos que podemos hacer de un mal una virtud y sentirnos orgullosos de nuestro poder. Les envío a todos y a sus estimadas familias un fuerte abrazo lleno de bendiciones, salud y bienestar y quedó pendiente y a la orden" (sic), fue el mensaje con el que se despidió Arauz Arredondo.

El presunto motivo

Aunque el pasado fin de semana circularon dos videos que exhibían actos de corrupción por parte de agentes de Vialidad Estatal en la región de Tecamachalco, las fuentes dentro de la corporación señalaron que ni el inspector Gabriel Sánchez Torija o el director Adalberto Aráuz Arrendondo fueron sancionados por el secretario de Seguridad Pública Estatal, Raciel López Salazar.

Sin embargo la situación que habría derivado en el despido de Arauz ocurrió la noche del 29 de abril en la Vía Atlixcáyotl y el bulevar Municipio Libre, donde concluyó una persecución de agentes de Vialidad Estatal a una camioneta de lujo Hummer de color gris.

Los oficiales le habían ordenado al conductor, Manuel N., detener su unidad pero él los ignoró, por lo que se inició una persecución. Al momento de su aseguramiento se encontró que en la camioneta había un arma de fuego tipo AR-15.

Al ser elementos de Vialidad Estatal los que hicieron la detención, fueron ellos quienes se hicieron cargo de su traslado a la dirección de la corporación para que inmediatamente después el hombre fuera puesto a disposición del agente del Ministerio Público.

Sin embargo antes de que esto ocurriera, Arauz Arredondo presuntamente ordenó que dejaran libre a este hombre con domicilio en Lomas de Angelópolis, el cual durante su aprehensión iba en estado de ebriedad y se había jactado de ser miembro del crimen organizado que opera en Puebla.

La serie de irregularidades, señalaron las fuentes en la corporación, siguió a tal grado que el detenido pudo regresar al día siguiente por la camioneta y por el arma que se la había incautado.