El arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez Espinosa, ofreció la misa dominical por el valor del personal de la salud que se encuentra apoyando a las víctimas del Covid-19, arriesgando su salud.

La misa de este domingo, celebrada en la Catedral a puerta cerrada y transmitida en medios digitales, fue ofrecida a favor de doctores, enfermeros, camilleros y personal que está atendiendo esta pandemia.

El arzobispo pidió a la Virgen de Guadalupe que los fortalezca, les dé salud, fe y les recompense su trabajo.

"Santísima Virgen María, madre de Dios y de América Latina y del Caribe, sé tierna compañía de todo el personal médico, de los doctores, doctoras, enfermeras, enfermeros y todos los que dan el servicio como profesionales de la salud, de nuestros hermanos enfermitos. Ellos los cuidan, tú cuídalos también y llévalos en tus brazos, dáles fe y seguridad",  indicó

"Ahora estamos viendo tiempo difíciles. Le pedimos  al señor que muy pronto pase esto que está viviendo el mundo, que está viviendo nuestra patria (...) De igual manera, rezo por que pronto pase esta pandemia para recobrar la alegría y que en adelante, las personas respeten y cuiden la vida, todas las vidas, desde las de los pequeños hasta las de ancianos", dijo Sánchez Espinosa

Finalmente el arzobispo rezó por que pronto pase esta pandemia y pidió también por los grupos más vulnerables y desprotegidos.

"Que nuestro señor levante su mano poderosa y detenga el avance de esta pandemia. Sintiéndonos  pequeños y frágiles ante la enfermedad y el dolor, te consagramos nuestros pueblos, especialmente a los grupos más vulnerables: los ancianos, los niños, los enfermos, los indígenas, los migrantes; los que no tienen hogar, los privados de su libertad e imploramos tu intercesión y te pedimos que nuestro temor se transforme en alegría", expresó.