El gobernador Miguel Barbosa Huerta envió al Congreso de Puebla la Cuenta Pública de 2019, año en el que ejerció 91 mil 735 millones 281 mil 135 pesos en conjunto con el gobernador interino Guillermo Pacheco Pulido.

El informe de lo gastado el año pasado lo recibirán los diputados formalmente el lunes, en la sesión de la Comisión Permanente que se realizará por internet debido a la cuarentena por Covid-19.

La cuenta pública se turnará a la Comisión Inspectora y, cuando esta sesione de nuevo, aprobará enviarla a la Auditoría Superior del Estado (ASE) para que fiscalice los recursos.

Luego de la revisión, la auditoría emitirá un informe y lo remitirá al Poder Legislativo, para que este apruebe —o rechace, en caso de anomalías— la cuenta pública.

Con la revisión se descubrirá cuánto gastó realmente el gobierno interino y si de verdad comprometió en medio año más del 90 por ciento de los recursos totales, como acusó Barbosa Huerta al llegar al cargo.

Para 2019 el Congreso local aprobó un presupuesto de 91 mil 735 millones 281 mil 135 pesos, qué comenzó a administrar Jesús Rodríguez Almeida, encargado de despacho del gobierno estatal tras la muerte de la gobernadora panista Martha Erika Alonso Hidalgo.

El 20 de enero de ese año el priísta Guillermo Pacheco Pulido asumió como gobernador interino mientras se organizaba la elección extraordinaria.

Luego de siete meses fue sustituido el 1 de agosto por Barbosa Huerta, después de que este ganó la elección extraordinaria del 2 de junio.

A su llegada a la gubernatura, uno de los primeros reclamos fue que Pacheco Pulido comprometió más del 90 por ciento de los recursos y solo le dejó 600 millones de pesos de libre disposición.

A raíz de eso Barbosa Huerta advirtió que le sería imposible ejecutar proyectos propios u obras relevantes en el inicio de su gestión.

Los recursos de 2019 representan un incremento del 6.8 por ciento con respecto a los de 2018, cuando se ejercieron 85 mil 881 millones 806 mil pesos.

Foto: Agencia Enfoque