El estado de Puebla se caracteriza por presentar riesgos naturales en el contexto del Covid-19, de acuerdo con un diagnóstico del gobierno federal.

Entre las deficiencias que presenta la entidad están la inestabilidad de laderasinundaciones, los riesgos del volcán Popocatépetl y que tiene unidades de salud en zonas de riesgo por fenómenos climatológicos.

Los datos forman parte de la Guía para la Prevención, Preparación y la Gestión de Emergencias en el Contexto del Covid-19, que elaboraron el Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred) y la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana.  

En el caso de los estados con mayor propensión a fenómenos de inestabilidad de laderas se mencionan a Guerrero, Puebla, Oaxaca, Veracruz y Chiapas, donde además se reconocen índices muy altos de marginación y pobreza. 

Según el diagnóstico, los antecedentes históricos registrados desde 1999 señalan que el fenómeno puede generarse por lluvias o por sismos y los meses de mayor recurrencia son agosto y septiembre.  

Sobre las inundaciones se destaca que entre 2016 y 2019, Puebla fue la onceava entidad con más casos registrados al acumular 40 que requirieron la intervención de las autoridades de los tres niveles de gobierno.

Mientras que en el tema de los volcanes se documentan a los estados con riesgos de afectación en el país y por el Popocatépetl se reconocen a 47 municipios susceptibles en el Estado de México, Puebla, Morelos y Tlaxcala

En cuanto a la infraestructura del sector salud, para el diagnóstico se revisó la ubicación de clínicas en las zonas de alta y muy alta propensión a inestabilidad de laderas.

En este caso se repiten riesgos en los estados de Guerrero, Puebla, Oaxaca, Hidalgo, San Luis Potosí, Baja California, Jalisco, Veracruz, Morelos y Chiapas donde es factible el impacto de huracanes y tormentas tropicales.