En medio de la pandemia por el coronavirus, el Pueblo Mágico de Cuetzalan se quedó sin visitantes y miles de artesanos que sobrevivían de la venta de recuerdos a los turistas, se han visto en la necesidad de obtener recursos con uno de los insumos más demandados mundialmente: los cubrebocas.

Tal es el caso del taller Mazatzin, ubicado en la comunidad de Cuauhzamazaco, donde alrededor de 30 artesanos se encuentran elaborando cubrebocas artesanales que están bordados y cumplen pedidos a toda la República Mexicana para tratar de solventar los gastos familiares ante la falta de turistas.

En entrevista con e-consulta el artesano Pedro Martín, dueño del Taller Mazatzin, señaló que aproximadamente 100 personas lo visitaban cada fin de semana para hacer un recorrido dentro del taller y la tienda de artesanías donde se elaboran rebozos, bufandas, blusas tradicionales, blusones, entre otras piezas.

"Nosotros desde hace 10 años construimos esta casa y ha tenido una evolución cada año y nos respaldan más de 10 premios nacionales por parte del gobierno federal. Yo soy representante de la casa Mazatzin", indicó.

Agregó que también hacían vestidos para novia, 15 años, primeras comuniones, todo desde una perspectiva artesanal. Además trabajan para eventos y ferias populares, pero debido a la pandemia todo se nos canceló y buscan opciones para subsistir.

Una de ellas fue que desde hace un mes se dedican a la elaboración de cubrebocas con detalles bordados.

"Empezamos a trabajar el cubrebocas como una propuesta para esta contingencia ya que no tenemos turismo y no tenemos nada de entrada y la verdad económicamente estamos mal; las despensas no nos llegan por cuestiones políticas", aseguró.

Informó que en la elaboración de los cubrebocas se encuentran laborando 30 personas, 10 hombres y 20 mujeres de tres comunidades, una de ellas donde se ubica el taller que es la localidad de Cuauhzamazaco, situada a seis kilómetros de Cuetzalan, así como de la localidad de Xiloxochico y Pepextla.

Pedro explicó que el cubrebocas es bordado a mano. Se lava y se corta por pieza, luego se corta el filtro y  se confecciona a máquina para después  poner una liga resistente. La pieza se puede lavar más de 50 veces.

Los cubrebocas que elaboran son por pedidos, para entregar en 4 a 5 días y los están enviando a Puebla, a la Ciudad de México y otros puntos de la república por paquetería. Explicó que los cubrebocas no contaminan, ya que no son desechables porque están hechos de puro algodón.

Finalmente señaló, para los interesados en adquirirlos, que las piezas tienen un precio de 50 pesos  y por docena,  500. Los puede solicitar al número telefónico 233 759 3992,  al correo Mazatzin1@hotmail.com y en redes sociales como Facebook Mazatzin Textiles.