La larga tradición de resiliencia de la sociedad poblana y de vigilancia epidemiológica, es fundamental en estos momentos de crisis de salud, considera el Doctor Humberto Morales, historiador miembro del Instituto de Ciencias de Gobierno y Desarrollo de la BUAP.

En entrevista para e- consulta, examina las principales características de las pandemias a nivel local, nacional y mundial, haciendo énfasis en que el proceder de las autoridades nacionales proviene de una larga tradición de médicos y epidemiólogos nacionales y que las condiciones históricas de la entidad fundamentan un impacto menor de las pandemias en Puebla. 

Epidemias en Puebla

El historiador subraya que durante intervención francesa en l862, el sitio de Puebla provocó hambrunas prolongadas y el brote de enfermedades infecciosas, de las cuales el estado pudo salir avante con medidas sanitarias similares a las actuales, como es el aislamiento social.

Comenta que para el brote de influenza española en 1918, la sociedad poblana ya había desarrollado medidas precautorias como el uso de los patios centrales de las vecindades para realizar las actividades con un grado de cotidianeidad considerable.

Pandemias y salud en México en la historia de México

“Un caso notable en el que las autoridades mexicanas cimentaron las bases para los protocolos epidemiológicos en la población fue en el brote de influenza española, en el que las autoridades emitieron recomendaciones pertinentes ante tal brote”, recapitula el doctor. 

El catedrático de la BUAP comenta que en México se puede hacer un recuento de los casos en los que el país ha salido avante de epidemias y esto revelaría que una tradición de vigilancia epidemiológica y el desarrollo de anticuerpos son de las principales razones de que los brotes no de enfermedades virales non sean tan violentos.

Recuerda también que la batalla contra el paludismo fue enorme, especialmente en el centro sur del país, incluido Puebla, ya que en 1940 llegó a provocar 24 mil muertes al año.  “En México tardó 60 años en ser erradicado, sin embargo, sigue presente en otras partes del mundo, lo que habla de por lo menos la misma cantidad de año de vigilancia epidemiológica funcional”, declara el doctor.

Plantea que si hay éxito al enfrentar este virus en México, será en gran medida por el alto grado de aprendizaje acumulado en el sector salud nacional. Considera que esta inercia de aprendizaje es aprovechada por el gobierno federal, como es el caso de la misma formación del Subsecretario de Salud, Hugo López Gatell, que aprende de destacados médicos y epidemiólogos en la UNAM.  

Panorama mundial

Para el académico poblano, las pandemias surgen a partir del capitalismo industrial y postindustrial, donde los brotes de enfermedades locales salen de sus ambientes de incubación y transitan hacia otras regiones, gracias a la migración constante de poblaciones y la expansión del mercado.

Estima que el capitalismo industrial del siglo XX basó sus planes de prevención de brotes masivos de enfermedad en la premisa de que una sociedad mejor alimentada y más higiénica tendrá mejor reacción a los contagios, dejando de lado el desarrollo de las sociedades con índices altos de rezago, que hoy son los que sufren mayor cantidad de contagios por diversas enfermedades virales.  

Aunado a esto, considera que el caso de esta pandemia delata muchos de los problemas globales que hoy aquejan al mundo: altos niveles de desigualdad y pobreza provocarán un alto nivel de letalidad en las regiones más pobres, dada la concentración oligopólica de los servicios de salud en general.

Concluye la entrevista reflexionando que si en primer momento la curvas de infección en las regiones más pobres del mundo no es demasiado pronunciada, tiene dos hipótesis: sufrirán el impacto más fuerte posterior a los países desarrollado por problemas como desnutrición y aislamiento o su misma condición de subdesarrollo los mantiene aislados de este virus.