El pasado domingo 5 de abril dio inicio el horario de verano en México, y aunque no ocurre con todos, hay personas que sí resienten los cambios en sus cuerpos cambios. Uno de ellos, por ejemplo, puede ser una mayor sensación de cansancio.

Pero, ¿sabes a qué se debe esta afectación casi exclusiva?

Un estudio publicado por el International Journal of Obesity reveló que el hecho de adelantar una hora el reloj resulta muy difícil para las personas que no gozan de buena salud o que padecen obesidad.

Algunas de las afectaciones puede ser:

  • Dificultad para dormir.
  • Falta de energía.
  • Indigestión.
  • Pérdida continua del apetito.
  • Irritabilidad.

 

Los mismos investigadores detallaron que a este fenómeno se le conoce como “jet lag social” y que se presenta con mayor frecuencia en las personas con sobrepeso y/o obesidad.

Esto quiere decir que su denominado reloj interno no se encuentra sincronizado con los relojes sociales y laborales que puede tener una persona promedio. Por esta razón, el horario de verano puede empeorar su condición.

El jet lag se identifica al medir las horas de sueño que tienen entre semana y se comparan con las de sus días de descanso. Entre mayor sea la diferencia, mayor será también el desajuste de su reloj interno.

Además, un desfase de horario social puede traer graves consecuencias en la salud, pues se incrementa el riesgo de desarrollar enfermedades como diabetes, inflamación crónica y síndrome metabólico.

Debido a lo anterior, la recomendación es ajustar las horas de sueño de la semana laboral con los días de descanso.

 

Foto: Capturas de Pantalla de Twitter / Marlene Aldeco