El gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta reconoció que las pruebas de laboratorio con que cuenta el estado para detectar Covid-19 son insuficientes para atender la contingencia.

El mandatario se dijo en contra de aplicar exámenes solo a una parte de la población, como lo establece el modelo “Centinela”, que estableció el gobierno federal para medir el avance de la pandemia, sin embargo insistió en que no hay material suficiente.

En su conferencia de prensa de este jueves, Barbosa dijo que aunque técnicamente las pruebas rápidas de detección de Coronavirus no son efectivas en un 100 por ciento, están agotadas o restringidas, y no es fácil obtenerlas, por lo que descartó su aplicación en el estado.

Se espera más material

El mandatario espera que en los próximos días la federación envié a los estados más material para detectar contagios, pues se sabe que en el cargamento que esta semana llegó a México procedente de China contempla pruebas de laboratorio.

“Las muestras que se enviaron por la Secretaría de Salud sin duda son insuficientes para enfrentar un momento de crisis como el que se puede tener, y por eso todos en el país se pusieron a conseguir pruebas rápidas…”, comentó.

A su vez el subsecretario de Vigilancia Epidemiológica, José Fernando Huerta Romano, sostuvo que las pruebas rápidas que se han aplicado en otros estados como Jalisco no son efectivas, ya que pueden aplicarse a personas con contagios tempranos, y pueden arrojar resultados negativos cuando en realidad son positivos.

Barbosa dijo que en días previos la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios actuó con hermetismo respecto a dar a conocer nombres de laboratorios para adquirir pruebas rápidas, ante su poca efectividad, pero este miércoles dio a conocer dos referencias: Abbott y Xpert. Sin embargo, indicó que una de las dos marcas solo se vende a Estados Unidos y la otra está agotada. “… estamos formados de todo el mundo”, acotó.

El gobernador se dijo en contra de la aplicación del modelo “Centinela”, es decir, de muestrear solo a una parte de la población, no obstante insistió en que no hay material suficiente para aplicar exámenes a toda la población.

“No estoy de acuerdo con el protocolo Cantinela, pero estamos enfrentando una crisis… no obstante tenemos el compromiso de aplicar una prueba a todo aquel poblano que tenga síntomas, todo poblano tiene derecho a saber si tiene un contagio”, comentó.

Por su parte, Huerta Romano insistió en que todo aquel paciente que llegue a un hospital con síntomas de resfriado será atendido con el protocolo para Covid-19, independientemente de que tenga o no el virus.

Las pruebas se aplican a todos los pacientes internados, pues tienen sintomatología de significancia, pero si es leve se envían a sus domicilios y no se les aplican los exámenes.