Un modelo de economía solidaria y social es una alternativa ante la posible crisis económica proveniente de la pandemia de Covid-19, según el economista y maestrante de la BUAP, Fidel Sánchez.

El economista por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla considera que los estragos económicos por la pandemia de Covid -19 pueden provocar una severa crisis económica a nivel global, “dado que la financiarización de la economía, basada en la especulación de mercado, es una de las características del modelo neoliberal y ante un panorama tan adverso como la falta de capital en diversos sectores, muchos tipos de negocios entrarán en quiebre”.

Agregó que el mismo sistema económico neoliberal está en crisis, pues diversos gobiernos y asociaciones internacionales buscan imponer medidas de proteccionismo a sectores vitales de la vida económica, dada su desconfianza a que los particulares administren sectores estratégicos, además de la pérdida de valor de las inversiones y por lo tanto no puede ofrecer soluciones viables a la economía.

Respecto a las medidas económicas aplicadas por los tres órdenes de gobierno como el cierre de negocios y maximizar las tareas de estado, el maestrante de la BUAP declara que no será posible saber si su efecto será positivo o negativo para la economía hasta en tres meses, sin embargo, encuentra que se está cumpliendo la tarea de garantizar la estabilidad de precios al consumidor.

El también activista pondera la activación del ciudadano en momentos de crisis como la que puede generar el COVI-19 antes que la implementación de políticas públicas, ya que necesitan un mínimo de estabilidad para ser aplicadas. Ante un panorama adverso como este, “la salida pasa por reconocerse como productor y como consumidor, pues esto genera un proceso de reconocer a tu comunidad como productora y consumidora; al pasar esto puedes generar esquemas de intercambio y a esto se le llama economía social y solidaria”.

El estudiante de posgrado opina que el Estado de Puebla y principalmente la capital tienen condiciones para generar esquemas de economía solidaria frente a la crisis, dado que su cercanía con comunidades agrícolas, su posición estratégica en rutas comerciales y lazos sociales generados en los barrios, son cimientos necesarios para incentivar el consumo local.

Finalmente, considera que las personas que laboran en la informalidad deben ser un grupo prioritario de atención ante la pandemia de COVID-19, porque al no contar con los servicios básicos de salud que cuenta un trabajador formal, se convierte en un foco de infección. Una solución viable es la Renta Universal Básica, política que permite a todos los ciudadanos de un país recibir un ingreso fijo universal y a partir de ello garantizar su acceso al mercado e incentivar el consumo.

Fidel Sánchez forma parte de la Unión del Trabajo para el Bienestar Comunitario, colectivo que funciona como incubadora para proyectos de impacto social en Puebla. Actualmente se encuentra en Uruguay como parte del programa de Maestría en Desarrollo Económico y Cooperación Internacional, impartido en la Facultad de Economía de la BUAP.