El Centro Penitenciario y de Reinserción Social de Nezahualcóyotl Norte, quedó equipado y acondicionado para poder recibir a al menos 200 reos en caso de que presenten síntomas de Covid-19, como confirmó la Secretaría de Seguridad.

A su vez, Subsecretaría de Control Penitenciario explicó que esta medida se implementó con el objetivo de confrontar la pandemia, así como de adoptar medidas sanitarias a fin de estar en posibilidades de atender de forma inmediata a los presos que resulten contagiados, disminuyendo así el riesgo de contagios al interior de los penales capitalinos.

Este recinto concentrará a la mayoría del personal médico que contará con las herramientas necesarias para atender alguna eventualidad de esta índole, además, se mantendrá una estrecha colaboración con autoridades del Instituto de Salud del Estado de México (ISEM).

La Subsecretaría de Control Penitenciario, por su parte, estableció planes de contingencia denominados “Estrategia Penitenciaria Estatal contra el Covid-19”  y la “Orden General de Operaciones para Prevenir el Contagio de Covid-19 en las Cárceles Mexiquenses”.

El sistema penitenciario implementó a partir del pasado 21 de marzo algunas medidas adicionales a fin de detectar personas que pudieran poner en riesgo la salud de los internos y sus familias durante los días de visita.

 

De igual forma se realizó la sanitización de enseres de uso personal, dormitorios y áreas comunes, así como como de espacios utilizados por los funcionarios penitenciarios.

El Grupo Táctico Penitenciario se encuentra en alerta máxima permanente hasta que sea superada la crisis, mientras la Policía Estatal, Ejército Mexicano y Guardia Nacional, apoyan de forma permanentemente con rondines perimetrales.

 

Foto: Twitter / MexiGente