El segundo cateo realizado durante la administración de Miguel Barbosa Huerta al inmueble conocido como la Maldita Vecindad en el centro histórico de Puebla, dejó un saldo de cuatro personas detenidas y varias dosis de droga aseguradas, específicamente marihuana, según informó este día la Secretaría de Seguridad Pública Estatal.

Horas después de que concluyera el operativo realizado en el número 805 de la calle 3 Norte, entre la 8 y 10 Poniente, el titular de la SSP, Raciel López Salazar, informó que derivado de las acciones en las que interviene la Fiscalía General del Estado a través de una orden de cateo se pudo detener a cuatro personas.

En la presentación de los resultados el funcionario estatal destacó el mal estado arquitectónico y sanitario que se encontró en esta vieja casona usada como punto de distribución de drogas así como de otros ilícitos, la cual además tenía conexiones subterráneas y a través de pasadizos con otras viviendas de esa zona.
 


Sin precisar los cargos por los cuales fueron detenidas las cuatro personas durante el operativo, el secretario López Salazar señaló que se hallaron diversas dosis de marihuana así como registros que hacen suponer que en el lugar se comercializaban  estupefacientes como cocaínaheroína o metanfetamina.

"Fueron cuatro personas detenidas y en la inspección del inmueble, evidentemente es una propiedad muy deteriorada, las condiciones eran de poca luz, chatarra, basura, humedad, se percibía un olor a marihuana que se mezclaba con la pestilencia del lugar, en conjunto representa un gran riesgo a la salud de cualquier persona que habite en dicho lugar", señaló.

Explicó que durante las diligencias se encontraron registros en libretas en los cuales se podía apreciar los supuestos detalles sobre el registro que se llevaba sobre la venta de drogas, los cuales indicaban ventas que iban desde los 10 mil hasta los 30 mil pesos por día, de las sustancias ya enunciadas.

"Era un punto de distribución de droga muy importante en esa área de la ciudad, también se encontraron libretas con múltiples cuentas y títulos como azules, polvos, motas, que evidenciaban la venta de metanfetamina, cocaína, marihuana, que fluía en 10 mil hasta los 30 mil pesos de venta diaria de droga que se vendía en dicho lugar", reveló López Salazar.

No se tolerarán estos lugares, dice Barbosa

Por su parte el gobernador Miguel Barbosa Huerta señaló que no se permitiría que este tipo de lugares siguiera operando en la entidad poblana con total impunidad, ya que aseguró que la operación de este sitio era tolerada por las autoridades, haciendo alusión a la Secretaría de Seguridad Ciudadana del municipio de Puebla.

Se trata del segundo operativo realizado por la Fiscalía General del Estado durante la administración del mandatario morenista. La primera ocasión fue el pasado 19 de noviembre cuando los agentes ministeriales con apoyo de la Policía Estatalmunicipal de Puebla y la Guardia Nacional realizaron un cateo a plena luz del día.


En dicho operativo que contó con la participación de los tres órdenes de gobierno, se detuvo a 16 personas, 15 de ellas consumidores y el otro un presunto narcovendedor identificado como Agustín N., quien tenía en su posesión 500 dosis de heroína, piedra y marihuana, y que se le relacionaba con una banda dedicada a la distribución de estupefacientes en el Barrio de Xanenetla.

FGE mantuvo sitiado en inmueble

Elementos de la Fiscalía General del Estado de Puebla mantuvieron sitiada durante el jueves la Maldita Vecindad ubicada en pleno de Centro Histórico de la ciudad de Puebla, donde cuatro hombres fueron detenidos tras el cateo a dicho inmueble y autoridades policiacas también aseguraron droga.

Aunque la intervención de los agentes ministeriales en coordinación con la Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SSP) se inició durante la madrugada de este jueves, las inspecciones en el lugar, incluso en la mercería La Cadena, se mantuvieron por parte de los uniformados hasta la tarde del 2 de abril.

Incluso el área tanto de la vecindad como de la mercería fue delimitada con cinta amarilla y unos quince elementos distribuidos con distancia de medio metro cuidaron la zona