Una reforma busca revocar en Puebla los permisos de venta de bebidas alcohólicas a las tiendas, bares, antros y centros nocturnos cuyos dueños o encargados estén vinculados a algún delito.

De acuerdo con la iniciativa presentada en el Congreso del estado, con esto se busca combatir las redes de narcomenudeo y trata de personas que —se ha denunciado— operan con complicidad de establecimientos de la capital y el interior del estado.

La propuesta contempla reformar el artículo 25 de la Ley para la Venta y Suministros de Bebidas Alcohólicas del estado, para aumentar a cinco los motivos para la cancelación del permiso.

La nueva causal de revocación sería: “cuando a los representantes o encargados del establecimiento se les compruebe complicidad en la comisión de algún ilícito”.

El artículo 25 vigente señala: “se procederá a la revocación de las licencias o permisos provisionales a que se refiere esta Ley, sin perjuicio de la imposición de sanciones que establezcan otros ordenamientos aplicables, en los siguientes casos:

I. Si no reúnen los requisitos de salud pública o de seguridad en sus instalaciones; II. Por contravenir las disposiciones de la presente Ley; III. Por contravenir las disposiciones de los reglamentos municipales, en los casos expresamente señalados por los mismos; y IV. Por razones de orden público”.

La iniciativa también busca que los propietarios de los negocios ejerzan medidas contra actos ilícitos, pues plantea reformar el artículo 22 para diga:

“Los establecimientos, a través de sus representantes o encargados, están obligados a: implementar las medidas y acciones necesarias para la prevención del delito, que sean aprobadas en los reglamentos de los municipios”.

A la vez de piensa dar a los ayuntamientos la facultad de poder imponer a los negocios medidas de seguridad que estarían obligados a acatar para poder seguir en operación.

El proyecto de ley se encuentra en comisiones bajo revisión y es promovido por los diputados del PRD, Movimiento ciudadano (MC) y Compromiso por Puebla (CPP).