La regidora de Puebla Augusta Díaz de Rivera (del PAN), acusó de indolente al Instituto Electoral del Estado (IEE) por tardar diez meses en dar trámite a su denuncia contra el exsecretario de Medio Ambiente, Francisco Castillo Montemayor, por violencia política de género.

Luego de que el caso por fin llegó al Tribunal Electoral del Estado de Puebla (TEEP) para que se emita una sentencia, la panista reprobó que al instituto le haya tomado casi un año integrar el expediente contra el funcionario del exgobernador Mario Marín Torres.

En entrevista recordó que su queja la interpuso desde el 30 de mayo de 2019, debido a que el expriista la calificó como “indigna” de ocupar un cargo en el ayuntamiento de la capital, pero apenas este mes llegó al tribunal para que se resuelva.

La dilación de su caso la atribuyó a la falta de voluntad por parte del IEE, pues consideró que el organismo se conduce por intereses y coyunturas políticas.

Al recordar que Castillo Montemayor apoyó en campaña al ahora gobernador Miguel Barbosa Huerta, señaló que “no sería raro” que ex exmarinista haya ejercido influencia para congelar la denuncia.

Con esta situación relacionó la impunidad que se mantiene en otros casos de violencia más elevada, como el acoso, la violencia familiar o feminicidios.

“Con esto se explica por qué la violencia y los feminicidios siguen impunes; está claro que si las autoridades no pueden o se niegan a atender una situación tan sencilla, menos van a hacerlo con casos más graves”, advirtió.

Demanda sanciones

Ahora que su caso llegó al TEEP, demandó sancionar a Castillo Montemayor, pues enfatizó que su intención es visibilizar la violencia contra las mujeres.

“No quiero meterlo a la cárcel ni que me pague, quiero que se le sancione para visibilizar la violencia, porque estoy segura de que a un hombre jamás le habría dicho eso, pero a las mujeres se les sigue viendo como incapaces de ejercer un puesto”, lamentó.

La agresión denunciada se suscitó el 25 de abril de 2019 en la sala de regidores, durante una sesión de la Comisión del Agua y Alcantarillado, donde se analizaba la vía legal para revocar la concesión del agua entregada en 2013 por el gobierno de Rafael Moreno Valle.

Castillo Montemayor se enfrentó con Díaz de Rivera y le dijo que era “indigna” de ser regidora, porque —en su opinión— apoya a la empresa Agua de Puebla y defiende la concesión.