Las denuncias de comerciantes de Puebla por “cobro de piso” o “venta de protección” se triplicaron en Puebla entre 2018 y 2019, reveló la Fiscalía General del Estado (FGE).

En 2018 la FGE abrió ocho carpetas de investigación y en 2019 los expedientes fueron 23.

Las extorsiones a negocios se concentran en los municipios de Puebla, Tehuacán, Cholula y Teziutlán, pero se advierte la extensión de esta práctica en municipios como Tenampulco o Zacachimalpa, según la respuesta a una solicitud de acceso a la información que publica La Jornada de Oriente.

Los dueños de restaurantes, bares, discotecas, cantinas, constructoras, transportistas, ganaderos, son emplazados por grupos criminales a pagar cuotas de 20  mil  a 100 mil pesos mensuales.

Según las cifras reveladas por la FGE, comerciantes de 13 municipios poblanos han sufrido el apersonamiento, la visita o llamada de sujetos que exigen una renta o erogación a cambio de una supuesta protección y del no ejercicio de la violencia en contra de sus empleados o clientes.

Del pago puntual del cobro depende que los comercios puedan abrir, que los productos sean transportados o circulen por carreteras y que no sean robados, o sus establecimientos no sean incendiados.