Mientras el gobierno de Puebla afirma que la deuda “real” rebasa los 45 mil millones de pesos, la Cámara de Diputados solo reconoce un endeudamiento de 13 mil 847 millones, monto que consideró “sostenible”.

El Centro de Estudios de las Finanzas Públicas (CEFP) colocó a la entidad como una de las que tiene un endeudamiento con “rango bajo”, tomando en cuenta sus ingresos totales y capacidad de pago.

El último reporte del Sistema de Alertas señala que Puebla cerró 2019 con obligaciones financieras por 13 mil 847 millones, monto por el que paga 2 mil 73.7 millones cada mes por servicio de la deuda y pago de inversión.

Lo anterior no representó un riesgo para el CEFP al indicar que los ingresos totales del gobierno fueron de 96 mil 407 millones de pesos en 2019, de los cuales, 39 mil 427.6 eran de libre disposición.

Esto se tradujo en resultados positivos para el estado en los tres criterios que comprenden el Sistema de Alertas.

De 35.1 por ciento fue el indicador de Deuda Pública y Obligaciones sobre Ingresos de Libre Disposición, con lo cual Puebla se encontró en “rango bajo”.

El Servicio de la Deuda y de Obligaciones sobre Ingresos de Libre Disposición se calculó en 5.9 por ciento, mientras que en Obligaciones a Corto Plazo y Proveedores y Contratistas sobre Ingresos Totales el resultado fue de -3.8 por ciento.

Baja deuda 15.5%

El CEFP de la cámara de Diputados indica también que la deuda de Puebla se redujo 15.5 por ciento del segundo al tercer cuatrimestre de 2019.

En el reporte del segundo cuatrimestre (abril a agosto) el endeudamiento de la entidad era de 16 mil 357.4 millones de pesos, mientras que al concluir diciembre pasó a 13 mil 847 millones.

Esto quiere decir que se cubrieron 2 mil 510.4 millones de pesos en los últimos cuatro meses del año pasado.

Sin embargo, el propio gobierno del estado ha afirmado que la deuda que se mantuvo “oculta” en las administraciones pasadas asciende a 45 mil 928 millones 417 mil pesos.

De ese monto, el 86 por ciento (39 mil millones) es lo que se debe únicamente por el sistema RUTA; el Museo Internacional del Barroco (MIB); el Centro Integral de Servicios (CIS) y la plataforma de Audi, según el reporte de la Secretaría de Planeación y Finanzas dado a conocer en enero.