El arzobispo Víctor Sánchez Espinoza y el Comité Organizador del Viernes Santo confirmaron la suspensión de esta actividad en Puebla por los casos de coronavirus que se han registrado en el país.

La decisión, informó el líder de la comunidad católica en entrevista radiofónica, la tomaron organizadores del acto que cada año reúne a más de 80 mil personas.

El llamado a los fieles, dijo, será seguir sus prácticas de creencias desde lo individual y mantener la fe ante las crisis.

La historia de las mismas procesiones en México, recordó, están vinculadas por momentos de este tipo, como la de Iztapalapa que surgió a partir de una epidemia.

En el acto programado para el 10 de abril estaba prevista la participación de las imágenes de la Virgen Dolorosa del Carmen, Nuestra Señora de la Soledad, el Jesús de las Tres Caídas, el Jesús Nazareno de San José, el Señor de las Maravillas y por segunda ocasión, el Santo Niño Doctor del Santuario de Tepeaca.

Mientras que el recorrido contemplaba la salida de la Catedral, la calle 16 de Septiembre, la avenida Juan de Palafox y Mendoza, la 2 Norte, la 4 Oriente -Poniente, la 11 Norte, la avenida Reforma y el retorno a Catedral.

Por la mañana Sánchez Espinoza, informó que también se adoptarán medidas para evitar grupos grandes en sus instalaciones.

Explicó que aunque las misas y las ceremonias religiosas continúan, su misa en Catedral se transmitirá de manera remota y se pide que las bodas, bautizos y exequias sean solo con familiares cercanos.

Sin embargo se espera que hacia el miércoles a mediodía se actualicen las medidas a tomar en las liturgias ante los casos de coronavirus.