La pandemia de coronavirus Covid-19 golpeó las bolsas de valores mundiales y la suspensión de vuelos a Europa que impuso Donald Trump agravó la crisis de los precios del petróleo.

A media mañana, el barril de petróleo Brent perdió 2.16 dólares, equivalente a 6.04 por ciento, y se cotizó en 33.63 dólares.

El barril de petróleo West Texas Intermediate (WTI) disminuyó 1.83 dólares, equivalente a 5.55 por ciento, y se cotizaba en 31.16 dólares.

Los especialistas explican que la epidemia de coronavirus Covid-19 redujo la demanda de petróleo y que es necesario regular el precio para equilibrar los mercados.

La semana pasada, Arabia Saudita anunció que aumentaría su producción y reduciría los precios del petróleo.

Las negociaciones están detenidas porque Rusia se negó a aprobar recortes a la producción que propuso la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

El lunes 9 de marzo, Donald Trump acusó a Rusia y a Arabia Saudita, y a las noticias falsas, de haber provocado el derrumbe del precio del petróleo y la baja en los índices bursátiles.

Arabia Saudita y Rusia están discutiendo sobre el precio y el flujo del petróleo. ¡Eso y las noticias falsas son la razón de la caída del mercado!”.

Donald Trump afirmó que el desplome de los precios del petróleo beneficiará a los consumidores norteamericanos, porque bajarán los precios de la gasolina.

“Es bueno para el consumidor, los precios de las gasolinas van a bajar”.