La representación de Greenpeace en México inició con una campaña para exigir que se sancione a autoridades de Zacatlán que permitieron la construcción de un panteón que implicó tala ilegal y el uso de una colina que podría registrar deslaves.

A través de sus redes sociales y en plataformas de recolección de firmas solicitó la intervención de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), así como de la Procuraduría Federal de Protección al Medio Ambiente (Profepa).

De acuerdo con lo que denuncia la organización internacional, el proyecto se inició sin estudios de impacto ambiental, salud y protección civil de parte de las autoridades correspondientes.

Sobre la tala detalló que se autorizó por parte de autoridades locales sin considerar la variedad de especies que ahí se encuentran y que el punto devastado forma parte de una cadena montañosa con manantiales que abastecen a la población.

En cuanto a los riesgos del proyecto señaló que el panteón a edificarse está en una colina inclinada y en un municipio que se caracteriza por los deslaves riesgosos durante las temporadas de lluvias frecuentes.

Greenpeace también advirtió que no se consideran los riesgos por filtraciones de desechos cadavéricos que implica tanto la naturaleza de esta obra como la misma pendiente del terreno a utilizarse.