A 20 días de que inició la revisión de los vehículos del transporte público para verificar si cumplieron con la modernización ordenada por el gobierno estatal, no se tiene certeza de cuántos de ellos están conectados al centro de comando C5 para notificar una emergencia.

Guillermo Aréchiga Santamaría, titular de la Secretaría de Movilidad y Transportes (SMT), señaló que aún se revisa si los localizadores satelitales, botones de pánico y cámaras de seguridad, están conectados al Centro de Coordinación Integral, de Control, Comando, Comunicaciones y Cómputo del Estado (C5).

En conferencia de prensa, el funcionario señaló que a casi un mes de distancia del inicio de la revista, se inició el proceso de revocación de 68 concesiones del transporte público, debido a que los vehículos ya rebasaban la antigüedad de 10 años que establece la legislación poblana.

La modernización del transporte público es un compromiso que los concesionarios hicieron en octubre de 2019 a cambio de que el gobierno del estado autorizara un aumento de 2.5 pesos a la tarifa. En caso de que incumplieran, sus concesiones les serían revocadas.

Aún verifican datos

Al ofrecer un balance de la revisión que inició pasado 13 de febrero, el secretario indicó que aún desconoce con certeza el número de equipos de seguridad que sí están conectados al C5, pues la verificación sigue en curso.

Ofreció hacer una demostración de cómo funcionan los dispositivos en caso de alguna emergencia, pero posteriormente.

“Tenemos información documental de distintas fuentes, pero la necesitamos confrontar con la realidad, muchos nos señalan que están conectados, pero necesito revisarlos”, comentó.

Tras el inicio de la revista, hubo quejas por parte de usuarios y conductores acerca de que los dispositivos no estaban conectados a la plataforma del C5. Incluso, el 18 de febrero, una unidad de la Ruta Azteca fue asaltada a la altura del Mercado Morelos, y el botón de pánico no funcionó por lo que no fue posible llamar a los elementos de seguridad pública.

El 18 de febrero, el entonces secretario de Seguridad Pública Miguel Idelfonso Amézaga Ramírez reconoció que “algunos” botones de pánico y videocámaras no estaban conectados.

Inician revocación de 68 concesiones

El secretario indicó que entre el 13 y el 28 de febrero pasados, fueron revisadas 2 mil 917 unidades del transporte público en la revista que se realizó en la explanada del Estadio Cuauhtémoc y también en operativos aleatorios.

De esa revisión, se inició la revocación de 68 concesiones porque los vehículos tenían una antigüedad superior a los 10 años y ya no estaban en condiciones para ofrecer su servicio, 106 unidades fueron remitidas al corralón, de las que un 40 por ciento era pirata.

La SMT también levantó 76 infracciones por anomalías como no contar con llantas de refacción, asientos en mal estado, no tener documentación en orden, entre otras.

Aréchiga aseguró a los usuarios que las revisiones sí se realizan y que se supervisará las más de 30 mil concesiones que hay en el estado.

“Seguimos trabajando en el tema, el proceso no ha terminado, darles la certeza de que vamos a llegar a la meta, se han tomado acciones y vamos a intensificar el trabajo, incluso nuevas estrategias”, refirió.

Comentó que la dependencia a su cargo ya cuenta con un padrón de conductores, los cuales actualizan cada seis meses su carta de antecedentes no penales y cumplen con cursos de capacitación.

El secretario anunció que una segunda fase de la revista iniciará el próximo cuatro de marzo en la región Mixteca del estado, en municipios como Izúcar de Matamoros, Acatlán de Osorio y Chiautla de Tapia. 

Impulsarán medidas de seguridad para plataformas

En ese sentido, el funcionario exhortó al Congreso local a legislar para que los vehículos de plataformas electrónicas como Uber, Cabify o DiDi, también tengan que cumplir con la colocación de equipos de seguridad, después del asesinato de un conductor de esas unidades y tres estudiantes en Huejotzingo.