Las autoridades norteamericanas le negaron la libertad bajo fianza a Genaro García Luna, ex secretario de Seguridad durante el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa.

Genaro García Luna había ofrecido una fianza de un millón de dólares, la cual respaldarían tres avales de probada solvencia moral y económica, pero sus avales le retiraron su apoyo.

El juez le había permitido a la defensa de Genaro García Luna que presentara otra oferta para analizar si le permitía que siguiera su proceso en libertad.

Los fiscales aseguraron que concederle fianza a Genaro García Luna representa un riesgo de fuga, porque aunque no tenga pasaporte, le bastaría con subir a un auto y cruzar la frontera.

El jueves 27 de febrero, los fiscales afirmaron que Genaro García Luna utilizó varios recursos para disfrazar los ingresos que tenía y que incluso se sirvió de compañías fantasma.

“Debe tenerse en cuenta que la investigación del gobierno ha revelado que, en el transcurso de varios años, el acusado ha utilizado varias técnicas para disfrazar el tamaño de sus verdaderas participaciones financieras, incluido el uso de compañías fantasmas y compradores falsos para adquirir activos”.

“A modo de ejemplo, en octubre de 2012, mientras el acusado seguía siendo un funcionario mexicano, utilizó una compañía con sede en Florida para comprar una residencia de 5,099 pies cuadrados en Golden Beach, Florida, por más de tres millones de dólares, pagado en efectivo”.

Los fiscales norteamericanos afirmaron que Genaro García Luna actuó de una forma descarada y arrogante porque creyó que podría participar en actividades delictivas con impunidad.

“El hecho de que el acusado no huyó de los Estados Unidos después del juicio de Guzmán Loera no es evidencia de una conciencia inocente, sino que refleja su creencia de años de que podría participar en actividades delictivas con impunidad y sin consecuencias. Tal descaro y arrogancia no deberían redundar en su beneficio”.