“La Actuaría es una carrera sumamente importante porque los actuarios son personas indispensables para la sociedad mexicana. Hoy más que nunca estas habilidades actuariales que ustedes están desarrollando y este concepto de crear escenarios viables y claros de fenómenos económicos, sociales y políticos, son necesarios en nuestro país”, comentó el Dr. Luis Ernesto Derbez Bautista, rector de la Universidad de las Américas Puebla, durante la inauguración del XXXI Congreso Nacional de Actuaría, evento que tiene como objetivo brindar a la nueva generación de actuarios un panorama más amplio sobre áreas de aplicación que la actuaría puede tener, siempre con el fin de generar soluciones a problemas concretos.

La bienvenida al XXXI Congreso Nacional de Actuaría estuvo a cargo del Dr. José Daniel Lozada Ramírez, decano de la Escuela de Ciencias de la UDLAP quien comentó que en donde hay riesgo hay oportunidad para un actuario, “y en nuestro país hay muchas oportunidades para que se desarrollen y contribuyan al beneficio sostenible de actividades financieras, empresariales, a la correcta inversión del ahorro para el retiro, al diseño de coberturas adecuadas, además de contribuir al desarrollo económico social”, mencionó el Dr. Lozada quien además destacó que este congreso permite que los estudiantes conozcan de primera mano las experiencia de aquellos que viven día a día su búsqueda de soluciones en estas áreas: “Los invito a ser reflexivos y estar atentos para profundizar sobre algún tema, así como aprender de los que saben y de los que hacen de la actuaría y de la ciencia en datos su pasión”.

La primera ponencia del XXXI Congreso Nacional de Actuaría de la UDLAP, inició con la ponencia “Soy actuaria: mi visión de la actuaría”, a cargo de la Dra. Ana María Ramírez Lozano, presidenta del Colegio Nacional de Actuarios, quien en su plática habló sobre su experiencia en esta área y destacó el reto actual de un actuario: la comunicación. “El actuario es tan técnico que no puede expresar o transmitir adecuadamente con palabras lo que hace; es decir, no puede transmitir cualitativamente sus actividades permitiendo con esto que otros profesionistas desempeñen sus actividades”.

Finalmente, la Dra. Ana María Ramírez concluyo su ponencia dando unos tips a los participantes: “Participa con tus pares, pero aprende a comunicarte con tu audiencia; adáptate a los nuevos entornos; se debe actuar con profesionalismo; y finalmente, debemos hacer conscientes a las empresas que los actuarios cuentan con la habilidad para enfrentar nuevos retos”.

Cabe mencionar que el XXXI Congreso Nacional de Actuaría concluirá actividades mañana viernes 28 de febrero con las siguientes ponencias: Problema de inversión óptima con flujo de órdenes aleatoria, La perspectiva democrática en los estudios actuariales de mortalidad, y una introducción al análisis de supervivencia.