Un juez de control liberó del delito de usurpación de funciones a LissetÁngel y Pablo Jesús, sospechosos de los asesinatos de los universitarios de la BUAP y la UPAEP, así como del conductor de Uber en Huejotzingo, sin embargo al salir de la Casa de Justicia de San Andrés Cholula fueron reaprehendidos por agentes ministeriales, ahora por homicidio y robo de vehículo.
Durante una audiencia celebrada este jueves, donde se buscaba calificar de legal su detención e imputarles sólo el delito de usurpación, el juez David Rodríguez consideró que la detención de Lisset y de Ángel había sido ilegal, motivo por el cual ordenó su inmediata liberación.
Según el argumento del juez, cuando fueron ubicadas ambas personas no estaban a bordo de una camioneta que tenía estrobos policiacos, motivo por el cual no se acreditaba la usurpación de funciones que se intentaba imponerles, esto a pesar de que llevaban consigo chalecos tácticos, mismos que los detenidos argumentaron que usaban por “seguridad".

Ante esta situación Lisset y Ángel salieron por propio pie de las instalaciones de la Casa de Justicia de San Andrés Cholula, sin embargo a las afueras ya los esperaban agentes de la Unidad Selecta de Investigación Táctica (USIT), junto con elementos de la Guardia Nacional y de la Policía Estatal, que llegaron como apoyo.

Vinculan al tercer implicado pero dejan que proceso sea fuera de prisión
Con el tercer sospechoso, Pablo Jesús, su detención se calificó de legal debido a que se encontraba a bordo de la camioneta BMW color blanca, con placas de Guerrero, la cual presentaba impactos de arma de fuego, además de que en su interior tenía estrobos, casquillos útiles, manchas de sangre, rastros de masa encefálica y celulares.

Ante esta situación se consideró que había elementos suficientes para vincularlo a proceso, motivo por el cual se dictó auto en su contra pero al no ser un delito grave se autorizó que pudiera seguir su proceso en libertad con una medida cautelar diversa, por lo que se autorizó que se retira de la sala por su propia cuenta.
Pero al igual que sus dos cómplices, agentes ministeriales ya lo esperaban a las afueras del recinto, donde le entregaron una copia de la orden de aprehensión en su contra por homicidio y robo de vehículo, al tiempo en el que le leían sus derechos para finalmente trasladarlo nuevamente a las instalaciones de la Fiscalía General del Estado.
El agente del Ministerio Público a cargo del nuevo proceso en su contra deberá de solicitar una nueva audiencia para ponerlos a disposición del juez de control, misma que se espera se lleve a cabo en las próximas horas, donde finalmente deberá de abordarse la acusación por el asesinato de los tres universitarios y el conductor de Uber.
Hay que recordar que la Fiscalía General del Estado cuenta con elementos de prueba para acreditar su posible relación con el caso, como son mochilas, sombreros y credenciales que fueron localizadas en uno de los tres inmuebles cateados el pasado martes, en la localidad de Santa Ana Xalmimilulco.