Antes de volver a Colombia con los féretros de sus hijos llenos de sueños truncados, los papás de Ximena Quijano Hernández y José Antonio 'Koty' Parada Cerpa participaron en la misa que realizó la Upaep en su memoria, donde aprovecharon para recibir el afecto de la comunidad pero también para exigir a las autoridades poblanas que no se detengan hasta esclarecer el caso.

Jorge Enrique Quijano Palacios y Sonia Hernández Barreto, padres de Ximena; y José Antonio Parada Fonseca y Angélica Leonor Cerpa, papás de 'Koty', estuvieron al frente de la misa que fue oficiada por el monseñor Felipe Pozos Lorenzini en la capilla principal de la Upaep en el barrio de Santiago

En punto de las 17:45 horas inició la celebración eucarística, la cual tuvo un momento emotivo cuando el padre de Ximena entonó una melodía en su memoria.

En la misa destacó la ausencia del rector Emilio Baños Ardavín, quien no pudo asistir debido a su participación en una reunión del Consorcio Universitario para abordar el tema de la inseguridad.

Papás piden no archivar el caso

Aunque por la mañana agentes de la Fiscalía General del Estado les impidieron hablar con medios de comunicación a las afueras del Servicio Médico Forense, tras la misa los papás de Ximena y 'Koty' ofrecieron una rueda de prensa donde los medios de comunicación, por respeto y solidaridad, decidieron escucharlos sin cuestionarlos.

Jorge Enrique Quijano, papá de Ximena, recordó la pasión que la joven de 25 años de edad tenía por el estudio de la medicina, así como por la vocación no le importaba tener turnos hasta de 36 horas.

Dijo que cada noche Ximena daba cuenta de sus actividades y dejaba notar el amor que tenía por México y específicamente por Puebla, ya que esta era la ciudad en la que quería continuar sus estudios de especialidad.

"Amaba su carrera, amaba su universidad donde se formó en Colombia (...) ella quería seguir estudiando acá en México y aquí en Puebla, ella quería hacer su especialización aquí, ella me decía 'papi, es que amo a México' y México me la quitó", dijo al borde de las lágrimas.

Del mismo modo señaló que les duele en carne propia lo ocurrido con Ximena y 'Koty', sin embargo están conscientes de que junto con ellos se fueron otras dos víctimas: Javier Tirado Márquez y a Josué Emanuel Vital, el estudiante de Medicina de la BUAP y el conductor de Uber.

Ellos salvaron vidas, hasta de delincuentes

El padre de Ximena también recordó que como médicos residentes ambos colombianos tuvieron que intervenir a delincuentes, quienes llegaron a la clínica donde realizaban sus prácticas, debido a que los hospitales y la vocación de todo médico no tiene distinción.

"Salvaron vidas, porque nos contaban todo lo que hacían a diario, salvaron vidas de delincuentes también, porque resulta que la salud, los médicos y un hospital, atienden a cualquier persona. Salvaron vidas de delincuentes, ¿por qué vienen estos bellacos y me les quitan la vida?", reprochó.

Por su parte los padres de 'Koty' detallaron que como hijo único vieron una gran oportunidad para que el muchacho de 22 años pudiera madurar estando lejos del seno familiar, siendo en diciembre por las fiestas navideñas la última vez que pudieron convivir con él.

Fue Angélica Leonor Cerpa quien consideró que tiene fe en que este caso pueda volverse en un cambio para México, considerando que Ximena y 'Koty' hayan tenido que ser "sacrificados" por el bien del país y de la crisis de inseguridad que se vive.

"Esto de verdad podría ser el inicio de un cambio en este país, entonces, si tocó sacrificar la vida de dos personas entonces desde allá vamos a estar pendientes de las noticias", explicaron.