Además de intentar apuñalar a un agente ministerial, el presunto feminicida de Coronango trató de envolver el cuerpo de su esposa muerta en una sábana blanca y responsabilizar a otra persona, manifestando que un desconocido había sido el autor del asesinato de Dalia Irene.

Pese a que ayer un juez de control calificó de legal el arresto del sospechoso, únicamente por ataques peligrosos y delitos cometidos contra funcionarios públicos, el juez de la causa también ordenó investigar presuntos actos de tortura cometidos en agravio del detenido.

En cuanto a la mecánica de la detención de Alfredo G., en audiencia, la agente del Ministerio Público señaló quel pasado 16 de febrero, aproximadamente a las 21 horas, agentes ministeriales fueron enviados al número 317 de la calle Francisco I. Madero en la localidad de San Francisco Ocotlán, perteneciente al municipio de Coronango, ya que en el lugar una mujer había sido asesinadas y debían realizar el levantamiento de cadáver.

Por lo anterior, los elementos de la Agencia Estatal de Investigación se trasladaron al sitio, donde ya había policías municipales, sin embargo, a escasos dos metros de distancia, los oficiales notaron que Alfredo se encontraba sentado sobre la banqueta; en ese instante, el sospechoso al observar la llegada del personal de la Fiscalía General del Estado comenzó a insultarlos y a gritarles que se fueran de ahí.

Además, armado con un cuchillo atacó a uno de los agentes ministeriales sin lograr herirlo ya que otro agente logró detener a Alfredo.

Aunque ayer el juez de la causa calificó de legal la detención del imputado por las agresiones cometidas en contra de los policías investigadores, incluso lo envió al penal de Cholula mientras en una segunda audiencia a realizarse la próxima semana, se define si quedará o no vinculado a proceso, a la par, el togado ordenó iniciar una investigación por presuntos actos de tortura ejercidos en agravio del detenido.

Lo anterior, luego de que el abogado de Alfredo alegara que mientras en el informe de médico legista se asentó que su cliente no presentaba ningún tipo de lesión, este sí tenía heridasincluso en la frente, debido a que, durante su retención, agentes ministeriales lo habrían torturado para obligarlo a confesar el crimen perpetrado en contra de su esposa Dalia Irene de 33 años de edad, originaria de Veracruz.

En este sentido, ayer mismo, la Fiscalía de Puebla dio a conocer mediante un comunicado de prensa que, de forma inicial, el sujeto indicó que un desconocido había ejecutado el asesinato, sin embargo, se descubrió que este hombre fue quien en realidad cometió el feminicidio, e incluso, trató de envolver el cadáver de su esposa en una sábana blanca.

Finalmente, la dependencia precisó que, aunque por el momento a Alfredo solo se le imputó ataques peligrosos y delitos cometidos contra funcionarios públicos, también se obtuvo orden de aprehensión en contra de este hombre por el delito de feminicidio.