Un grupo de pobladores del municipio de Santa Rita Tlahuapan bloquearon ambos sentidos de la autopista México-Puebla a la altura del kilómetro 74, así como la carretera federal, esto para exigir que sea liberada Fátima N., quien accidentalmente atropelló y mató a su hija ayer por la mañana.

Alrededor del mediodía de este jueves los pobladores y vecinos de esta mujer acudieron a la presidencia municipal de Santa Rita Tlahuapan para exigir a las autoridades su liberación, pues se encontraba detenida en las instalaciones de la Fiscalía General del Estado en el C5 de Cuautlancingo.

Al no tener respuesta oficial, los pobladores se trasladaron hasta la autopista México-Puebla y a la altura del kilómetro 74 instalaron una barricada formada con llantas, a las cuales le prendieron fuego.

Esta situación ha dejado varados a miles de automovilistas que se dirigían tanto a la ciudad de Puebla como hacia la capital del país, motivo por el cual personal de Gobernación estatal ya dialoga con los manifestantes para lograr un acuerdo y liberar la vialidad.

Sin embargo de poco han servido las negociaciones pues los vecinos replicaron la protesta en la carretera federal a la altura del municipio, exigiendo además que el Servicio Médico Forense entregue el cuerpo de la menor acaecida.

Hay que recordar que fue ayer por la mañana cuando se dio a conocer este caso al momento en el que Fátima llegó con su hija de apenas año y medio de edad hasta la presidencia municipal de Santa Rita Tlahuapan para pedir ayuda.

Mientras era valorada por paramédicos de SUMA se confirmó el deceso y su madre relató que por un descuido la niña salió de su casa cuando ella se encontraba maniobrando su camioneta para sacarla de su cochera, asegurando que se había tratado de un accidente.

En este sentido es necesario precisar que el agente del Ministerio Público tiene un lapso de 48 horas para determinar si ejercerá acción penal o no en contra de esta mujer, por el lamentable accidente.

Un grupo de pobladores del municipio de Santa Rita Tlahuapan mantuvo bloqueados por casi dos horas ambos sentidos de la autopista México-Puebla a la altura del kilómetro 74, así como la carretera federal, para exigir que sea liberada Fátima N., quien accidentalmente atropelló y mató a su hija ayer por la mañana.

Alrededor del mediodía de este jueves los pobladores y vecinos de esta mujer acudieron a la presidencia municipal de Santa Rita Tlahuapan para exigir a las autoridades su liberación, pues se encontraba detenida en las instalaciones de la Fiscalía General del Estado en el C5 de Cuautlancingo.

Al no tener respuesta por parte de las autoridades locales, los pobladores se trasladaron hasta la autopista México-Puebla y a la altura del kilómetro 74 instalaron una barricada formada con llantas, a las cuales le prendieron fuego.

Esta situación dejó varados a miles de automovilistas que se dirigían tanto a la ciudad de Puebla como hacia la capital del país, motivo por el cual personal de Gobernación estatal dialogaron con los manifestantes para lograr un acuerdo y liberar la vialidad.

Sin embargo de poco sirvieron las negociaciones pues los vecinos decidieron replicar la protesta en la carretera federal a la altura del municipio, exigiendo además que el Servicio Médico Forense entregue el cuerpo de la menor acaecida.

Hay que recordar que fue ayer por la mañana cuando se dio a conocer este caso al momento en el que Fátima llegó con su hija de apenas año y medio de edad hasta la presidencia municipal de Santa Rita Tlahuapan para pedir ayuda.

Mientras era valorada por paramédicos de SUMA se confirmó el deceso y su madre relató que por un descuido la niña salió de su casa cuando ella se encontraba maniobrando su camioneta para sacarla de su cochera, asegurando que se había tratado de un accidente.

Fue por este motivo que aproximadamente dos horas después de que se inició el bloqueo, la vialidad fue liberada gracias a que la Fiscalía General del Estado comunicó que no se ejercería acción penal en contra de Fátima, además de que en breve entregarían el cuerpo de la menor a los deudos.