La oposición en el Congreso de Puebla acusó la imposición de una “ley mordaza” y el bloqueo de iniciativas, tras aprobarse una regulación a las intervenciones de diputados en la tribuna y un protocolo para atender protestas sociales.

Rocío García Olmedo (del PRI); Mónica Rodríguez Della Vecchia (del PAN) y José Juan Espinosa Torres (del PT), denunciaron restricciones por parte de la coalición Juntos Haremos Historia.

La protesta comenzó al iniciar la sesión ordinaria de este miércoles, cuando el petista pidió incluir una iniciativa suya en el orden del día y se rechazó por mayoría.
En protesta subió a la tribuna para condenar el bloqueo de su propuesta que buscaba sancionar la filtración de imágenes de víctimas de feminicidio y aprovechó para denunciar la creación de una “ley mordaza”.
Recordó que e-consulta dio a conocer el martes que la Junta de Gobierno y Coordinación Política (Jugocopo) aprobó prohibir las alusiones personales e interpelaciones entre legisladores durante las comparecencias de los candidatos a la Fiscalía General del Estado (FGE) que se llevarán a cabo el próximo miércoles 26.

Acusan bloqueo de iniciativas
Rocío García Olmedo pidió una moción antes de continuar con la sesión para denunciar también un bloqueo de iniciativas y un rezago legislativo.
Desde su curul acusó que desde hace varias semanas no ha podido presentar cuatro iniciativas porque no se incluyen en el orden del día o porque se cancela la sesión antes de su turno.
De reprobable calificó que tuvo que recurrir a presentar sus iniciativas como si fueran oficios ciudadanos, ya que estos se turnan en automático a comisiones al inicio de cada sesión.
La priísta advirtió que la cancelación de sesiones provoca rezago legislativo, pues se postergan iniciativas y puntos de acuerdo urgentes, además de pronunciamientos coyunturales, como la condena a la ola de feminicidios en el país, que en Puebla se llevó hasta este miércoles y fue el último estado en hacerlo.

PAN exige inclusión

Mónica Rodríguez Della Vecchia intervino desde su lugar también para exigir a la Mesa directiva inclusión en el debate, empezando por el pronunciamiento contra los feminicidios que se iba a emitir.

A propuesta de la panista se puso a votación que cada partido pudiera posicionarse y por mayoría fue avalada su petición.

 

Ponen orden a protestas

En lo que hace al protocolo para atender a manifestantes, Espinosa Torres acusó que se trata de una regulación excesiva que busca limitar la protesta social.

El protocolo consiste en que, si arriban inconformes al Congreso del estado, solo se permitirá el acceso a un máximo de cinco personas para que protesten en el pleno si así lo desean.

Sin embargo, se advierte que, si no guardan el orden o faltan el respeto a los diputados, el director de Atención Ciudadana, Alejandro Hernández López, estará facultado para invitarlos a que se retiren del interior del recinto legislativo.

La diputada Liliana luna Aguirre (del PRD), presidenta del Comité de Atención Ciudadana, donde se aprobó el protocolo, defendió que el documento fue aprobado por todas las fuerzas políticas en el Congreso y, si existe alguna inconformidad, pidió presentarla por escrito.

El protocolo aún no se turna al pleno, por lo que la votación ante los 41 diputados se llevará a cabo posiblemente hasta la otra semana, en la próxima sesión ordinaria.