Diputadas y diputados condenaron la ola de feminicidios en Puebla y el país, pero el reclamo fue opacado por acusaciones mutuas de usar el tema como bandera política para posicionar a sus partidos y golpear a los gobiernos de Morena.

Las bancadas del PAN y el PRI exigieron a los gobiernos federal y estatal no simular, asumir su responsabilidad, dejar de repartir culpas, así como tomar acciones concretas para frenar la violencia contra las mujeres.

Por su parte, Morena y PES defendieron que el problema no es culpa de la actual administración, sino que es un fenómeno que se atribuye a diversos factores y advirtieron que no se detendrá mientras no exista colaboración de la ciudadanía.

Antes de los pronunciamientos se suscitó una discusión porque el orden del día de la sesión de este miércoles solo se contemplaba un discurso de la coalición Juntos Haremos Historia.

La oposición acusó bloqueo y exigió que cada partido pudiera emitir una postura, lo cual fue aprobado por mayoría y se procedió a las intervenciones, casi todas improvisadas porque el plan era que solo la diputada Nora Yessica Merino Escamilla (del PES) hablara por todos los diputados.

Ser mujer es sentencia de muerte: PRI

García Olmedo denunció que nacer mujer en México es “una sentencia de muerte”, pues así lo demuestran los diez asesinatos violentos de féminas que a diario hay en el país.

En el caso de Puebla, la priísta reprobó los 22 homicidios de mujeres que suman solo en lo que va del año y arremetió contra los gobiernos por no atender el tema.

A la administración de Andrés Manuel López Obrador reprochó tener una postura a la defensiva contra las protestas feministas y por no recibir a las organizaciones y grupos de víctimas para comprometerse a combatir la violencia.

La diputada arremetió contra el presidente por echar la culpa al neoliberalismo, dedicar más tiempo al asunto de la “rifa” del avión presidencial en lugar de elaborar un plan concreto contra los feminicidios y por evadir el tema cuando se le cuestiona al respecto.

PAN exige dejar polarización

Mónica Rodríguez Della Vecchia demandó también al gobierno federal dejar a un lado la “polarización”, no rehuir a su responsabilidad y dejar de deslegitimar la protesta social, acusando que los reclamos por la violencia de género buscan desestabilizar a su gobierno.

La panista sentenció que las autoridades que no puedan garantizar la seguridad de la ciudadanía deben renunciar, a la vez que advirtió que para frenar los feminicidios no basta aumentar las penas por este delito como hizo la Cámara de Diputados, sino que debe acabarse con la impunidad.

“No es un tema político, es un reclamo ciudadano para las autoridades insensibles que piensan que son ataques políticos. El tema es real, quien no quiera verlo, que renuncie. No se trata de aumentar penas, sino de aplicar la ley”, enfatizó.

Es hipócrita la oposición: Morena

Estefanía Rodríguez Sandoval calificó de hipócrita y oportunista a la oposición que ahora dice apoyar a las mujeres, pero que históricamente las han violentado.

En su mensaje también incluyó a los hombres que supuestamente se suman a la causa en discursos y redes sociales, pero en el círculo privado replican prácticas machistas.

Incluso recriminó que en los pronunciamientos de diputados, por las bancadas del PT, MC, CPP y de diputados sin partido hablaron solo hombres.

Violencia responsabiliza a todos: PES

Nora Yéssica Merino Escamilla defendió que las autoridades no son las únicas responsables de la violencia en el país, sino que la sociedad en general también tiene un grado de involucramiento.

La diputada del PES aseveró que el problema se debe enfrentar “en unidad” entre todos los sectores de la población, desde inculcar valores en las familias, hasta el combate a la impunidad.

José Juan Espinosa Torres (del PT) sugirió al gobierno estatal y diputados coordinarse para combatir la violencia con programas sociales o leyes.