La Secretaría de Educación exhortó a las escuelas de educación obligatoria (preescolar, primaria y secundaria) a organizar “Guardias Escolares” en las entradas de cada plantel, en los horarios de ingreso y salida de los estudiantes, con la finalidad de tener más vigilancia y así resguardar la integridad de las y los niños.

El titular de Educación, Melitón Lozano Pérez, informó que este miércoles 19 de febrero sostendrá una reunión con los directivos de todas las escuelas para dar a conocer los nuevos protocolos de seguridad.

Las medidas se adoptan en el contexto del sonado caso de la menor Fátima, que apareció muerta luego que una mujer la tomara al salir de su escuela, en la Ciudad de México.

Las “Guardias Escolares” son una figura de apoyo a la seguridad interna de las instituciones educativas, y están integradas por el maestro titular del grupo y dos alumnos, que son supervisados por el director del plantel. 

Un comunicado de la secretaría indica que entre las funciones y directrices que pueden realizar, organizar y supervisar estos grupos de apoyo en los planteles educativos, se encuentran:

-Vigilar que la entrada y salida de los menores de las escuelas, sea puntual y acompañada preferentemente del padre o tutor.

-Marcar la hora de entrada y salida de los salones de clases, a través del timbre (dar tres timbrazos).

-Las escuelas deberán integrar una Comisión Revisora, que estará compuesta por tres alumnos, dos observadores y un docente.

-Regular los permisos de entrada y salida de los menores del plantel, cuando no esté el padre o tutor

-Cada profesor será responsable del desempeño de la “Guardia” que le sea asignada a su grupo.

-La “Guardia” realizará visitas diarias a los grupos, ejercicio que tendrá que ser ágil y discreto para no interrumpir las actividades académicas del plantel. 

-Vigilar el orden de las y los alumnos durante el receso y cuando realicen actividades fuera del salón de clases, como talleres, canchas deportivas, etc.

-Detectar y evitar, en lo posible, riñas, altercados verbales, malas palabras, apodos, daños a las instalaciones escolares o tirar basura. 

-Hacer cumplir el Reglamento Escolar y resolver, en la medida de lo posible, los problemas que se presenten en la colectividad escolar.