Desde la perspectiva de que la violencia de los hombres hacia las mujeres se aprende, en el Colectivo Equidad, Bienestar y Salud A.C. activistas poblanos trabajan desde hace 13 años en un programa para reeducar a los hombres que deciden hacer un cambio en la forma en que resuelven los conflictos de sus vidas.

En el marco del Día del Amor y la Amistad celebrado este viernes y tras el polémico asesinato de Ingrid Escamilla cometido por su pareja el pasado domingo, la tarde de este sábado se sumarán a un posicionamiento de organizaciones que trabajan en el país.

La idea de la "Rueda de Hombres Contra la Violencia Hacia Las Mujeres" a realizarse a las 18:30 horas en el Zócalo poblano, explica el promotor Cirilo Rivera García, es hacer ver que los hombres deben generar cambios y responsabilizarse de su violencia, pues callar les hace cómplices.

"Que paremos nuestra violencia machista, cualquier tipo de violencia que afecta a las mujeres y a las niñas, es el motivo de la rueda, el invitar a los hombres a un pronunciamiento para hacerlos responsables de nuestra violencia", dijo en entrevista.

En las ciudades de Tuxtla Guerrero, Querétaro, San Luis Potosí, Orizaba y Ciudad de México, se organizaron también actividades similares que iniciaron el jueves 13 de febrero y culminarán el próximo lunes.

El trabajo para aprender a no ser violentos, lleva sin embargo más tiempo y en la organización poblana lo abordan con sesiones semanales del programa Hombres Trabajándo(se), al que invitan a quienes hayan decidido cambiar.

"Es un programa re educativo para hombres que deciden parar su violencia, es decir, hombres que se dan cuenta que tienen celos, que pues los dejó en visto la pareja y se enojan o porque no les contestan, etcétera.

"Es para esos hombres que dicen, bueno, sí ya me di cuenta,  ¿qué voy a hacer?", explicó Rivera García.

El programa, detalló, no es una sesión de grupo sino un espacio en donde primero se identifica cómo se construye la violencia y después el cómo restablecer las relaciones de manera más armónica cuando hay que resolver conflictos con la pareja, la familia u otros ámbitos de su entorno.

El propio cuerpo, explica Rivera García, es el que les puede indicar a los hombres que hay situaciones que les orillan a desatar la violencia y esas señales son las que están ahí antes de que se registren los hechos.

"Cuando mi pareja me dice 'no', ¿qué es lo que siento?, ¿qué es lo que pienso?, es decir, identificar ¿qué pasa con el cuerpo?, el cuerpo da señales, me tiembla la mano, la saliva se me vuelve amarga, se pone roja la piel, ojo, porque esos son indicadores de que podemos generar cualquier acto de violencia", explicó.

Las sesiones se realizan todos los jueves en un horario de 19:00 a 21:00 horas, en las instalaciones de la organización ubicadas en la 21 Sur 503 B, entre la avenida Juárez y la 5 Poniente, en tanto que cuentan con el  número 22-22-55-09-18 para informes.

La primera sesión es gratuita y las siguientes tienen un costo de recuperación de 50 pesos que ayudan a mantener las actividades del grupo y los gastos del inmueble.