El gobierno del estado retrasó una vez más la resolución sobre la permanencia de más de 800 trabajadores del Seguro Popular en el Instituto Nacional de Salud Para el Bienestar y la regularización de servicios en centros de salud con personal faltante.

De acuerdo con Raúl Rojano, delegado del Sindicato de Trabajadores del Sistema Nacional de Salud, el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta se comprometió ayer a que esta será una última resolución.

Por el momento no saben si será o no favorable y si se considerarán recontrataciones pues se ha argumentado que no tenían formalidad, cuando esto fue una situación que empeoró en los últimos 15 años.

"Le comentábamos la situación que están viviendo muchas familias de todo el estado y nos dice que firmábamos cada dos meses, pero desde que iniciamos teníamos contratos de cada año y se redujo a cada mes", dijo en entrevista.

De entre las casi 800 personas que se quedaron sin empleo y sin una liquidación, explicó, unos 180 se fueron al amparo y otro grupo ya plantea llevar demandas a tribunales de conciliación y arbitraje.

Mientras que esto se resuelve, explicó, saben que hay centros de salud con personal insuficiente en los municipios de Acatlán y Zacapoaxtla, así como en los propios nosocomios de la capital del estado.