Hasta 18 veces crecería el promedio mensual de fotomultas que se aplicarían en Puebla con el nuevo esquema que planteó el gobierno estatal, pues pasaría de 20 mil 814 a 380 mil infracciones si se alcanza el tope propuesto.

La administración estatal condicionó a la empresa Intecproof, que estará a cargo de la operación de los radares, a registrar mensualmente 380 mil multas y sólo así recibiría un pago de 17 millones de pesos por mes. En caso contrario, no recibirá ninguna retribución.

Las casi 400 mil infracciones rebasarían a una tercera parte de los automóviles particulares emplacados en Puebla, que sumaban 993 mil 387 al cierre de 2018.

Intecproof fue contratada en diciembre pasado por el gobierno estatal por 773.6 millones de pesos para que coloque en el estado 157 radares, los cuales además de las fotomultas, también podrán identificar automóviles robados.

Infracciones aumentarían 1 mil 725%

En 2018, que fue el último año en el que las fotomultas se aplicaron ininterrumpidamente de enero a diciembre, el promedio mensual de infracciones fue de 20 mil 814, pues en todo el año sumaron 249 mil 773.

Con el esquema planteado en el contrato actual, se plantea aplicar hasta 380 mil infracciones, lo que implica que crecerían en 1 mil 725 por ciento, es decir 18 veces más que en el programa anterior.

Si las cifras se analizan para obtener un promedio diario de multas, estas pasarían de 693 a 12 mil 666.

Es importante señalar que, según el actual gobierno, anteriormente sólo había 15 radares instalados en el estado, y con el nuevo contrato crecerán a 157, por lo que el número de infracciones también crecería.

Durante la etapa anterior del programa de fotomultas, había radares en más de una treintena de vialidades tanto de la capital como del interior del estado, como la autopista a Atlixco, a Tehuacán y las carreteras a Zacatlán, Izúcar de Matamoros, a Valsequillo.

Mientras que en la zona metropolitana se ubicaban en el Periférico Ecológico, el bulevar Atlixcáyotl, la recta a Cholula, Cúmulo de Virgo, el bulevar del Niño Poblano o Las Torres.

Según explicó este miércoles la secretaria de Planeación y Finanzas, María Teresa Castro Corro, si los poblanos cuidan el límite de velocidad no se aplicarán fotomultas y eso ayudará al estado, pues no se tendrían que pagar 17 millones de pesos a la empresa cada mes.

Cada infracción costaría 492 pesos

La funcionaria estatal también explicó que el costo de las fotomultas irá acorde con el tabulador del Reglamento de Tránsito del estado, el cual establece una sanción de cuatro días de salario mínimo por no respetar los límites de velocidad, lo que equivale a 492.88 pesos.

En 2018, la recaudación por las infracciones sumó 91 millones de pesos, lo que implicaría un promedio de 364 pesos.

El anterior tabulador oficial contempló cinco tipos de fotomultas, las cuales dependían de la velocidad a la que iban los vehículos.

El costo de éstas oscilaba entre los 511.28 y 730.40 pesos, y había un descuento de entre el 25 y 100 por ciento, siempre que se cubriera en los primeros 10 días después de que el usuario fue notificado.