Cuando su mano quedó prensada en un torno de alto tonelaje, Genaro, de 60 años, pensó que la había perdido y no imaginó que las cirugías plásticas a cargo de médicos poblanos le salvarían.

Su caso fue presentado este día como una experiencia de éxito del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en la Unidad Médica de Alta Especialidad, Hospital de Traumatología y Ortopedia de Puebla.

De acuerdo con el paciente, el accidente ocurrió por un manejo inadecuado de uno de los tornos, por parte de un compañero de trabajo. 

Aunque alcanzó a sacar la mano izquierda de la maquinaria, durante el traslado al nosocomio pensó que la perdería por el mal estado en que se encontraba. 

Tras cirugías y trasplantes recuperó parcialmente la extremidad y la movilidad. 

Aunque perdió dos de los dedos recuperó parte de la movilidad en las falanges restantes. 

De acuerdo con el especialista Francisco Morales Flores, el equipo del IMSS logró que injertos del abdomen del paciente se utilizaran para tejido que se perdió en el antebrazo.