Marina Robles, secretaria de Medio Ambiente de la Ciudad de México, advirtió que en 15 días podrían comenzar a aplicar sanciones de hasta 170 mil pesos a los establecimientos que continúen entregando bolsas de plástico a los consumidores.

Aseguró que hasta el momento sólo han entregado 20 apercibimientos y que lo que seguirá será comenzar a aplicar sanciones.

“Este primer apercibimiento es el primer paso, el siguiente implica una sanción y entonces en el momento en que iniciemos la segunda etapa de visita a estos centros, lo que aplica es una segunda parte del procedimiento”.

Marina Robles indicó que hasta el momento no se tienen reportes oficiales de amparos que se hayan interpuesto en contra de la prohibición de entregar bolsas de plástico y consideró que los jueces deben sensibilizarse sobre la nueva ley.

“No han avanzado, no ha procedido nada, y yo esperaría, y creo que todos quienes estamos trabajando en esto, esperaríamos que las juezas y los jueces estén también suficientemente sensibilizados sobre la problemática asociada a esta prohibición”.

El miércoles 1 de enero, la Ciudad de México comenzó a aplicar el nuevo reglamento que prohíbe que los comercios entreguen bolsas de plástico desechable a los consumidores.

Andrée Lilian Guigue Pérez, directora General de Evaluación de Impacto y Regulación Ambiental de la Secretaría del Medio Ambiente (Sedema), indicó que ya no se permitiría que las tiendas departamentales entreguen los artículos en bolsas de plástico y pidió que los consumidores no las acepten.

“No se va a permitir que se comercialice ni que se distribuya ni que se le entregue al consumidor una bolsa de plástico desechable, llámese un sitio de venta como papelería, zapatería, tienda departamental, por eso el principal vigilante será el consumidor, quien verá que no se entreguen y, sobre todo, que no aceptará este tipo de bolsas”.

Afirmó que el objetivo es tener una mejor ciudad y que con la prohibición de las bolsas de plástico se le dará un ejemplo al mundo.

“Lo más importante para nosotros es tener una mejor ciudad y un mejor planeta, en esa lógica haremos todo lo que esté en nuestras manos. Estamos apostándole todo y estamos muy contentos porque creemos que este 1 de enero vamos a dar un ejemplo al mundo, que no se lo espera de la Ciudad de México”.