A los despidos de personal médico en Puebla por la extinción del Seguro Popular, se sumaron el fin de semana más casos de doctores y enfermeras que dependían del gobierno federal y prestaban servicios en comunidades.

Se trata de más de 400 ex empleados del Programa de Fortalecimiento y Atención a la Salud U013 que trabajaban bajo contratos temporales y a los que se notificó que ya no habría más recursos para ellos.

Tras anunciarles el fin de los contratos, una representación pidió audiencia en los martes ciudadanos del gobierno del estado a fin de garantizar la continuidad de los servicios.

Sobre el proyecto, el médico Luis Fernando Pérez explicó que sus contratos dependieron en el pasado de Prospera y que recientemente fueron comisionados a la administración estatal.

El programa forma parte del catálogo de la Secretaría de Salud federal y todavía hasta diciembre del año pasado la dependencia lo reconocía como la nueva versión de las extintas unidades móviles.

De acuerdo con los inconformes, que tenían contratos temporales en ese servicio, fueron hasta hace unos días responsables de los horarios matutinos de los centros de salud de zonas mayoritariamente marginadas que se ubican en las 10 jurisdicciones estatales.