El Blue Monday –día más triste del año- es una teoría puramente mercadológica propuesta por un psicólogo británico para supuestamente combatir la depresión y que la gente comprara más paquetes de viaje en esta temporada, comentó la Dra. Dulce María Pérez Torres Socióloga y Psicóloga de la Facultad de Psicología de la UPAEP.

El tercer lunes de enero siempre se ha considerado a nivel internacional como el más triste, y es denominado “Blue Monday”, porque se reinician las actividades y apenas el estado de ánimo de las personas está tomando su paso, es decir, “están regresando a la realidad de las cosas”, refirió.

Dijo que si bien, el lunes es considerado como el día de la semana en donde se requiere de una mayor fuerza de voluntad para incorporarse a las actividades de la vida diaria luego del fin de semana, el “Blue Monday”, está cargado de un cúmulo de emociones que influyen en el estado de ánimo de las personas, pero no es determinante para sentirse deprimido.

Abundó que en el 2005 el psicólogo Cliff Arnall propuso que el día más triste del año fuera el tercer lunes de enero, por recomendaciones de una agencia de viajes para poder incentivar en su caso, a los británicos a comprar más paquetes de viaje para combatir la depresión.

Expresó que este psicólogo presentó una fórmula en donde combinó diversos datos como la cuesta de enero, el clima, el periodo del tiempo transcurrido desde que terminó la Navidad y los propósitos de año nuevo que no se han cumplido.

Dicha fórmula está representada de la siguiente manera: 1/8+(D-d)3/8xTIMxNA. En donde la ‘C’ equivale al factor climático; ‘D’ son las deudas que nos dejan las fiestas decembrinas; ‘d’ es nuestro sueldo; ‘T’ el tiempo transcurrido desde que acabó la Navidad; ‘I’ el tiempo que ha pasado desde el último intento de fallido de eliminar un mal hábito; ‘M’ representa en la fórmula, las motivaciones del individuo y ‘NA’ representa la necesidad de actuar para mejorar la vida de uno.

Asimismo, dijo que Cliff Arnall sostiene que bajo esta fórmula “las personas se sienten muy tristes porque reviran hacia atrás y observan que ha pasado la efervescencia de la Navidad y se dan cuenta de que no tienen dinero, que tienen más deudas y que el dinero con el que cuentan sólo les alcanzará para llegar a la siguiente quincena”.

Y en ese sentido, desde el punto de vista mercadológico, explicó que con los viajes y las cosas que hay en ese momento, comienzan a tener grandes descuentos y por consecuencia “hay un engaño y una sugestionabilidad en la persona para que compre y nuevamente se sienta feliz”, manifestó la Dra. Pérez Torres.

De igual forma, dijo que bajo este esquema, los más afectados son los adolescentes y los jóvenes, porque son quienes dependen económicamente más, en la mayoría de los casos de los padres; y al no contar con dinero, se sienten tristes y deprimidos. Pero no debemos olvidar que en el caso de México, las condiciones climatológicas son muy diferentes que en Inglaterra y el resto de Europa.

Subrayó que ante la presencia de algún tipo de depresión, la gente debe mantener una actitud positiva frente a la vida, porque es una decisión muy importante, ya que se refleja en beneficios para la salud y controlar el nivel de estrés por el trabajo ayudará a la persona a mantener un sistema inmunológico fuerte; regular las emociones y mantener un equilibrio emocional y de salud, para que el supuesto Blue Monday no les afecte.

Por último, acotó que no hay recetas mágicas, por lo que invitó a la gente a realizar algún tipo de deporte, levantarse temprano, ejercitarse, dormir bien, comer bien y sobre todo, tener una actitud positiva frente a la vida, ya que todos los seres humanos en algún momento de su vida se han sentido deprimidos, pero siempre, se puede buscar la manera para ser feliz.