Las heladas que la madrugada del jueves azotaron a la cuenca de Libres - Oriental sólo fueron la última etapa de un mal año para los campesinos que padecieron también sequías, granizadas, cobertura a medias de seguros por siniestro natural y retraso en apoyos gubernamentales.

En la cebada, que es su principal grano, y el maíz registraron pérdidas de hasta 50 por ciento, en tanto que otros productos como el haba, que antes caracterizaba a la zona, no se lograron los cultivos por el deterioro que han dejado los químicos en las tierras.

"En cebada cosechamos hasta 4 o 5 toneladas en un buen año, pero ahora con la granizada y la sequía se cosecharon de 2 a 3 toneladas; de 2 a 3 toneladas de maíz y en el haba, por tanto uso de urea, se ha afectado el PH del suelo; viene contaminada con hongo y ya no se da; de cinco hectáreas sacamos tres costales", explicó  Oswaldo Villegas Martínez integrante del Movimiento Para la Defensa del Agua y de la Tierra (Modat) .

Sequías y granizadas afectaron el ciclo que está por cerrar, ante les cuales además la mayoría no pudo cobrar los seguros que paga la administración estatal.

Salvo en temporadas electorales, lamentó Villegas Martínez, las empresas contratadas argumentan que no pueden entregar recursos si ven una sola vara en pie a pesar de que el resto estén perdidas.

"Si te ven un solo grano que está de pie en la parcela, no es pérdida total; tiene que estar totalmente destruido, pero eso es una verdadera vacilada para los productores", lamentó.

A estas condiciones, agregó, se suma que por recortes presupuestales en este año es más complicado y burocrático acceder a apoyos gubernamentales.

Para los municipios de Cuyoaco, Libres, San José Chiapa y Oriental  que conforman la cuenca, explicó, sólo existe una oficina de la Secretaría de Desarrollo Rural,  que está suturada.

En lo que va del año se ha observado que se entregan 50 fichas diarias que son insuficientes por lo que los productores pernoctan para hacen filas desde la madrugada.

"Desde el día 6 de enero que salió la convocatoria para los agropaquetes, hay unas filas enormes. Son 50 fichas y son cientos de personas las que están hasta dos días esperando y sólo es para iniciar el trámite( pues) está condicionado a que haya recursos", explicó

Desde la perspectiva del Modat, los limitados apoyos gubernamentales obedecen a una política para orillarles a vender y con ello beneficiar los desarrollos industriales que han crecido en la zona.

Según cálculos de presidentes ejidales de los municipios de la cuenca, a partir de los gobiernos de Rafael Moreno Valle Rosas y Enrique Peña Nieto se comenzó a observar la venta de unas cincuenta parcelas por año.

Cuando él fue comisariado en la zona, recordó, se logró condicionar que la venta sólo fuera entre productores ejidales del campo, sin embargo en otros municipios no se han dado las mismas condiciones y eso ha permitido que por ejemplo Iberdrola crezca en terrenos para un proyecto de energía eólica.

Foto: Agencia Enfoque