La dirigencia del PRI en Puebla exigió a la Auditoría Superior del Estado (ASE) no fungir como nuevo “garrote político” en la revisión preventiva que busca realizar a la BUAP, y sugirió a ambas instituciones solucionar su conflicto mediante el diálogo.

El presidente estatal Lorenzo Rivera Sosa demandó al órgano de fiscalización encabezado por Francisco Romero Serrano actuar con legalidad y respetar a la máxima casa de estudios.
En rueda de prensa este martes se dijo a favor de que se revise el ejercicio de recursos en la universidad, pero con un carácter institucional, no de confrontación, como ha ocurrido hasta ahora.
El exdiputado federal acusó que desde el gobierno federal hasta los municipales se atenta contra las instituciones sin respetar su autonomía, por lo que exigió que la auditoría no replique esta práctica.
Pugnó porque el conflicto entre la ASE y la BUAP no llegue a tribunales como se ha advertido y que mejor se resuelva a través del diálogo entre Romero Serrano y el rector Alfonso Esparza Ortiz.
“Yo veo que ese ejercicio de que se sienten y dialoguen es bueno, pero desde luego respetando la autonomía, respetando las reglas; no tomarlo esto como garrote político, que no deje desarrollarse adecuadamente a las instituciones, pues eso es lo que han hecho, de darle a las instituciones por donde se les ocurre sin respetar la autonomía”, denunció.

Predecible salida de Manzanilla
En otro tema, Rivera Sosa consideró que era predecible la renuncia del secretario de Gobernación, Fernando Manzanilla Prieto, que por fin se concretó este martes.
El priísta señaló que desde el año pasado era evidente un rompimiento entre el funcionario y el gobernador Miguel Barbosa Huerta, por lo que no causa sorpresa su salida.
En lo que hace a la designación del nuevo titular de Gobernación, sugirió que sea alguien “cercano” a la ciudadanía y al propio mandatario, ya que de no ser así habrá diferencias de nuevo.
La rueda de prensa fue convocada para reprobar la operación del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), que puso en marcha el gobierno federal al inicio de año.
La dirigencia priista denunció que en los hospitales se cobran servicios que antes eran gratuitos, además de que hay desabasto de medicamentos, por lo que exigieron al gobierno federal corregir las deficiencias o regresar al Seguro Popular.

Foto: Agencia Enfoque