Un estudio que realizó la empresa Integralia Consultores señala que existen 10 riesgos potenciales que podrían afectar la gobernabilidad del país durante 2020. En el texto se indica que los puntos que están en riesgo son los políticos y los económicos y prevé que la inseguridad continuará.

Integralia considera que Morena podría vivir un año complicado porque en su afán de concretar la Cuarta Transformación impulsará cambios legislativos que podrían debilitar a las instituciones en proceso de consolidación.

“Activismo legislativo de Morena, Tipo de Riesgo: Incertidumbre jurídica. Probabilidad alta”.

“Se prevé que Morena empuje cambios legislativos para completar la llamada Cuarta Transformación, algunos de los cuales podrían debilitar las instituciones de la democracia representativa. Aunque López Obrador había dicho que las reformas constitucionales y otros cambios de fondo ocurrirían hasta la segunda mitad de su sexenio, existe temor de que los resultados electorales de 2021 limiten la capacidad de Morena y sus aliados para enmendar la Carta Magna”.

“Hay tres elementos que esbozan un panorama complejo para Morena en la elección de diputados federales de 2021: a) la enorme conflictividad al interior del partido en prácticamente todas las entidades del país y en la dirigencia nacional; b) la mala evaluación pública de muchos alcaldes y autoridades locales que puede mermar el atractivo de Morena en elecciones locales; y c) la falta de recursos federales para gestión de los diputados en sus distritos”.

Se prevé que en 2020 el gobierno federal endurecerá la fiscalización y que las medidas que se impongan tendrán un impacto en el costo administrativo de las empresas.

“Mayor fiscalización a finanzas empresariales. Tipo de Riesgo: Económico. Probabilidad alta”.

“El año pasado se aprobaron diversos cambios legislativos y regulatorios que implicarán una fiscalización más férrea sobre los contribuyentes con potencial impacto sobre los costos administrativos para las empresas”.

“La propuesta presidencial de Raquel Buenrostro como jefa del SAT, quien fue Oficial Mayor de la Secretaría de Hacienda, así como la cara pública de la estricta política de austeridad de este gobierno. Es previsible que dé un fuerte respaldo a prácticas de fiscalización más agresivas dados sus antecedentes y su cercanía al presidente de la República”.

En el punto número tres, Integralia considera que durante 2020 la seguridad no mejorará porque el gobierno federal no ha realizado ajustes en el gabinete de seguridad y porque no tiene claridad en sus políticas para prevenir los delitos.

“Continuarán altos niveles de inseguridad. Tipo de Riesgo: Económico. Probabilidad alta”.

“Entre enero y noviembre de 2019 (última fecha disponible) se registraron 31,688 homicidios dolosos en México, lo cual supone un aumento de 2.71% con respecto al mismo periodo del año anterior”.

“A pesar de las fallas en la estrategia de seguridad que se hicieron evidentes en 2019, el presidente López Obrador no ha hecho ningún cambio en la composición del gabinete de seguridad. Persiste, además, una falta de claridad sobre las políticas de reinserción social, prevención del delito y reforma del sistema de procuración de justicia que el gobierno pretende implementar”.

Integralia considera que en 2020 Andrés Manuel López Obrador aumentará el control que tiene de los organismos autónomos y que nombrará directivos y magistrados que le sean afines. En su estudio, la empresa indica que hasta es posible que Andrés Manuel López Obrador nombre a personas que no tengan la experiencia que se requiere para desempeñar los cargos.

“AMLO refuerza su influencia sobre el Poder Judicial y órganos autónomos. Tipo de Riesgo: Concentración de poder. Probabilidad alta”.

AMLO tendrá influencia decisiva en los nombramientos para renovar miembros de diversos órganos”.

“Es previsible la designación de perfiles con afinidad política o ideológica con el gobierno (y que en algunos casos no reúnan los requisitos legales o la experiencia requerida), lo que podría reducir aún más la capacidad de estos órganos para tomar decisiones con base en criterios técnicos y de objetividad y eficacia”.

Según Integralia, en 2020 el Instituto Nacional Electoral vivirá momentos de cambio y Lorenzo Córdova Vianello podría terminar su periodo de forma anticipada. Se cree que las reglas que propondrán Morena y sus aliados generarán incertidumbre electoral.

“Reforma electoral vulnera autonomía del INE y se reduce financiamiento para partidos políticos. Tipo de riesgo: Concentración de poder. Probabilidad alta”.

“En febrero la Cámara de Diputados emitirá la convocatoria para elegir a los cuatro consejeros electorales del INE que sustituirán a quienes concluyen sus gestiones en abril (facultad exclusiva de la cámara baja)”.

“Es probable que Morena designe perfiles allegados ideológica y políticamente ya que la designación requiere mayoría calificada y Morena y sus aliados pueden alcanzarla sin el voto de los opositores”.

“Esa nueva composición del órgano electoral, que podría combinarse con alguna iniciativa para que la presidencia del Consejo General del INE sea rotativa cada tres años y elegida por los diputados, implicaría la terminación anticipada de la presidencia de Lorenzo Córdova y una seria afectación de la autonomía del Instituto”.

El estudio que realizó Integralia prevé que aumentarán los conflictos sociales porque el gobierno federal y el de la Ciudad de México no han aplicado la ley cuando se han realizado protestas violentas.

“Aumento de conflictividad social. Tipo de Riesgo: Económico. Probabilidad media”.

“En 2019, el Índice de Conflictividad Social de Integralia registró una tendencia al alza. En 2020, dicha tendencia se mantendrá debido a los siguientes factores: en los últimos años, durante el primer trimestre, la conflictividad social ha tendido a aumentar como resultado de la negociación de contratos colectivos, que usualmente derivan en manifestaciones, paros e incluso huelgas laborales, como las que se registraron en Matamoros a principios del año anterior”.

“En segundo lugar, se prevé que persista o incluso aumente la polarización política, sobre todo motivada por un discurso presidencial que tiende a enfatizar una división entre simpatizantes y opositores”.

“Tercero, los gobiernos federal y de la Ciudad de México se han mostrado indispuestos a resolver conflictos mediante la aplicación de la ley, lo que ha incentivado a diversos grupos sociales a encabezar protestas violentas que han derivado en la disrupción de vías de distribución, comunicación, y comercialización, y por tanto, en pérdidas económicas importantes”.

“Cuarto, la cada vez más deteriorada capacidad de generar ingresos propios y la disminución generalizada de recursos federales para los estados, puede debilitar las capacidades gubernamentales para la prevención y resolución de conflictos a nivel local”.

Foto: Twitter @lopezobrador_