En agosto de 2020 y con una matrícula inicial de 600 alumnos para las carreras de medicina y enfermería, iniciará labores la Universidad de la Salud, según informó el gobierno de Puebla.

El gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta explicó este lunes que el proyecto consta de diversas etapas, como la presentación en marzo de la iniciativa al Congreso local, por lo que aún no se define el lugar en que se ubicará o la inversión necesaria.

En conferencia de prensa en Casa Aguayo, se informó que Hugo Eloy Meléndez Aguilar, quien era el director de la Escuela de Medicina de la Universidad San Ángel, será el rector de la nueva institución, la cual podría albergar hasta cinco mil alumnos “en su momento más fuerte”.

La creación de la universidad forma parte de una iniciativa federal que se replicará en la Ciudad de México y en Puebla, según lo dio a conocer este mismo lunes el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Explican etapas

Meléndez Aguilar explicó que será en marzo cuando el gobierno de Puebla presente una propuesta al Poder Legislativo, a fin de que se tenga un decreto de creación. Posteriormente, entre abril y mayo se buscará la certificación de la nueva universidad. 

En mayo está prevista la selección de estudiantes y en junio la contratación de los docentes, los cuales, dijo, serán médicos de calidad y no “de segunda” y con vocación para atender a alumnos de todo el estado.

De esa forma, se prevé que las clases inicien en agosto, a la par del nuevo ciclo escolar. En una primera etapa solo se ofertarán las carreras de medicina y enfermería, mientras que en una segunda –cuya fecha de inicio no se ha previsto-, se ofrecerán también las licenciaturas de fisioterapia, nutrición, estomatología y psicología biomédica.

Inicialmente se atenderán 400 alumnos de medicina y 200 de enfermería, pero Meléndez indicó que “en su momento más fuerte”, lo que podría ocurrir en cinco años, la universidad podría atender hasta cinco mil alumnos.

Sobre la sede, el gobernador indicó que cuenta con tres propuestas, las cuales prefirió mantener en reserva, aunque inicialmente se podría optar por algún inmueble provisional mientras se construyen las instalaciones definitivas.

Respecto a la inversión, también prefirió no citar alguna cifra, y comentó que “se gastará lo que se tenga que gastar”. “La que sea necesaria, son millones de pesos”, comentó.

El gobierno del estado planea hacer dos “subsedes”, probablemente en Huauchinango o Zacatlán, así como en Tehuacán, pues el objetivo es “regionalizar” la cobertura de la nueva casa de estudios.

Imagen e-consulta