Beatriz Gutiérrez Müller, esposa del presidente Andrés Manuel López Obrador, defendió sus méritos académicos y docentes mediante los cuales a partir del 1 de enero ostenta la plaza de profesora investigadora de tiempo completo categoría "A" en el Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades de la BUAP.

La doctora en Teoría Literaria por la Universidad Autónoma Metropolitana decidió hacer pública dicha información a través de su perfil de Facebook, luego de que recibió una solicitud para transparentar su trabajo en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, a través del Instituto Nacional de Acceso a la Información (INAI).

Antigüedad desde el 2015 en seminarios de tesis

Gutiérrez Müller detalló que ingresó a la BUAP a través de la "Convocatoria Retenciones y Repatriaciones" del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), con el cual profesores con doctorado son empleados en una institución que requiera sus servicios ante la “fuga de cerebros”.

El documento de respuesta al INAI detalla que oficialmente ingresó a la BUAP el 24 de noviembre de 2014, con un contrato anual por cinco años a partir del 1 de enero de 2015. En su publicación de Facebook, Gutiérrez Müller explica que el primer año de su salario fue pagado por Conacyt y los años consiguientes por la BUAP.

Además de explicar el ya conocido proceso para obtener su plaza de profesora investigadora de tiempo completo categoría "A", la esposa del mandatario federal explicó que su sueldo neto mensual es de 16 mil 822 pesos mensuales, así como sus prestaciones de ley, todo por un trabajo de docencia.

Indicó que en sus 5 años y un mes de antigüedad en el Posgrado en Ciencias del Lenguaje del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades, ha impartido 15 seminarios de tesis, de investigación y optativos, tanto en maestría como en doctorado.

Asimismo ha dirigido tres tesis de maestría y una de doctorado, cuyo asesorado aún está en proceso de titulación; del mismo modo detalló que respecto a los comités de tesis tutoriales y de examen de grado ha participado en dos de maestría y dos de doctorado, uno de estos últimos en proceso.

Candidata al SNI con publicaciones y congresos

En el rubro de membresías, estímulos y reconocimientos, Gutiérrez Müller explica que cuenta con el grado de Candidato dentro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) periodo 2018-2020 y por el que recibe una remuneración mensual –adicional a su trabajo en la BUAP– de 10 mil pesos, a lo que dijo que es bajo pero es un logro dado el bajo número de mujeres que pertenecen a este sistema.

Del 2015 a la fecha, ya como docente de la BUAP, Gutiérrez Müller ha participado en cinco grupos de estudio e investigación; ha publicado 10 artículos de investigación (no de difusión) en revistas científicas arbitradas e indizadas; ha publicado los libros: "Dos revolucionarios a la sombra de Madero. La historia de Solón Argüello Escobar y Rogelio Fernández Güell" y "La 'memoria artificial' en la historia verdadera de la conquista de la Nueva España, de Bernal Díaz del Castillo".

Del mismo modo detalló que ha participado en 11 libros colectivos o ediciones literarias en temas de investigación sobre los cuales se especializa y durante más de cinco años ha impartido cátedra en la máxima casa de estudios de la entidad poblana.

“Codician mi fracaso”

En la extensa publicación -como ella misma la describe- a través de su perfil de Facebook, Gutiérrez Müller también asegura que ha hecho pública esta información no solamente en aras de la transparencia, sino para evitar posibles cuestionamientos futuros sobre su labor académica, la cual ha elegido por encima de la posición de primera dama a la cual renunció desde el proceso electoral.

"Así termina esta historia. La ha propiciado una petición hecha al INAI, seguramente de alguien que codicia mi fracaso (¿o el de mi esposo?) o que nace a la luz de la tiniebla de quien se frota las manos pensando: 'ya la cachamos, es aviadora'... Sí, quizá sea de este modo: me cacharon confesando que la carrera académica me ha dado sinsabores y desengaños, sobre todo cuando un despistado confunde mi profesión con su fobia política", sentenció.

Del mismo modo recordó que los estudios académicos de 30 años con los que cuenta y mediante los cuales ha logrado obtener los grados que tiene, están avalados por la Secretaría de Educación Pública y que en caso de requerirlos podrá solicitarlos a dicha dependencia.

Foto: Agencia Enfoque