Usando la misma táctica, un joven de aproximadamente 25 años de edad cometió asaltos en más de 30 robos a tiendas Oxxo en la ciudad de Puebla.

Su forma de operar consiste en hacerse pasar como cliente para después dirigirse a una de las cajas registradoras. Ahí solicita el servicio de depósito bancario y  una vez que los empleados capturan el número de cuenta, el delincuente en vez de entregar el dinero a depositar, saca su arma de fuego para amagar a los trabajadores y obligarlos a que terminen la operación bancaria para después huir.

Su más reciente robo ocurrió en la junta auxiliar de la Resurrección el fin de semana.

Aunque los empleados del lugar dieron aviso a la policía, a la llegada de los uniformados ya no fue posible ubicar a este delincuente, cuyo rostro ha sido captado por las cámaras de vigilancia de los establecimientos.

Foto: Especial