Las dirigencias nacional y estatal del PAN advirtieron que el fallecimiento de los exgobernadores Rafael Moreno Valle y Martha Erika Alonso Hidalgo pudo ser un atentado, y acusaron complicidad de los gobiernos federal y estatal. 

"Mientras no presenten pruebas que acrediten que no fue así (un atentado), no podemos creer ni descartar nada. Nosotros queremos saber qué pasó, pero con pruebas periciales, científicas, profesionales", demandó este martes el presidente nacional del PAN, Marko Cortés Mendoza

A un año del accidente aéreo donde fallecieron los exmandatarios, reprobó el informe parcial que presentó el lunes el gobierno federal, pues denunció que carece de pruebas que aclaren lo ocurrido. 

"Si fue un accidente, que nos digan exactamente cuál, por qué. Y si no lo fue, que se sancione a los responsables que, en su caso, hubiesen provocado este lamentable suceso", pronunció en entrevista. 

Tras la ceremonia religiosa para homenajear a los exmandatarios, denunció que el gobierno federal ha retrasado las investigaciones de manera dolosa, lo cual pone en duda la veracidad de sus informes. 

Dijo que otros hechos similares, como la muerte de los exsecretarios de Gobernación federal, Juan Camilo Murillo y Francisco Blake Mora, fueron resueltos en meses, mientras que este se ha postergado con excusas.

Acusan complicidad

La dirigente estatal Genoveva Huerta Villegas, acusó por su parte complicidad del gobierno estatal y de incapacidad al federal. 

En entrevista por separado señaló que "el principal beneficiado" de la muerte de los Moreno Valle es el gobernador Miguel Barbosa Huerta, por lo que está obligado a dar explicaciones. 

"Que no se olvide, que el gobierno de Miguel Ángel Barbosa (sic) es resultado de un hecho sangriento; él debería ser el primero en pedir que esto se resuelva", apuntó. 

Opinó que la falta de un informe final con las conclusiones da lugar a sospechas de que el hecho no fue accidente y reconoció que sospecha de un atentado, pero se negó a señalar responsables. 

Foto: Agencia Enfoque