La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) mostró su preocupación, ya que considera que es excesivo despliegue de personal de servicios de inteligencia y de seguridad en torno a la residencia y la embajada de México en Bolivia.

En la sede diplomática de México se hallan refugiados al menos 20 exfuncionarios y legisladores afines al expresidente Evo Morales.

Por medio de un comunicado, la SER mostró su confianza en que Bolivia respetará la inviolabilidad de los inmuebles diplomáticos y garantice el resguardo y la protección de la integridad física del edificio de la misión.

México confía en que se respetará la inviolabilidad de los inmuebles diplomáticos y se llevarán a cabo las medidas correspondientes para garantizar el resguardo y la protección de la integridad física del edificio de la misión diplomática”, expresa el texto.

Según reporta el diario Excelsior, la presencia de agentes de seguridad se registró desde el pasado 11 de noviembre, tras la renuncia de Evo Morales.

Morales expresó en Twitter que “el gobierno de facto viole la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas al cercar la residencia mexicana”.

Por su parte, Karen Longaric, canciller boliviana, rechazó que su gobierno tenga la intención de ingresar a embajada de México en Bolivia.

“Respecto a la posibilidad de que la fuerza pública boliviana ingrese al recinto diplomático de México, debo decirle categóricamente que eso es imposible, nosotros somos un país y ésta es una cancillería respetuosa de las inmunidades diplomáticas”, declaró ayer Longaric.

“El gobierno de México está actuando al margen de los procedimientos para el funcionamiento orgánico de la Celac, desconociendo las atribuciones de la presidencia protempore de Bolivia”, expresó Longaric en una nota entregada a los embajadores de la Celac.

Bolivia además informó que no asistirá a la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), la cual se llevará a cabo en México, en enero.

 

 

Foto Twitter