El gobierno federal descartó que la causa del desplome del helicóptero en el que hace un año perdieron la vida los exgobernadores Martha Erika Alonso Hidalgo y Rafael Moreno Valle, haya sido un atentado, debido a que no hay evidencias de ello. 

Al dar este lunes un informe sobre el avance de las indagatorias del percance, el secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriu, reiteró que será en el primer trimestre de 2020 cuando se emita un informe final. 

Sin embargo, el funcionario federal afirmó que los elementos que llevan a descartar un atentado son que no se encontraron restos de explosivos o “algún balazo” en la estructura del helicóptero que pudiera dar a pensar que sufrió una agresión externa. 

Alonso Hidalgo perdió la vida el 24 de diciembre de 2018, cuando tenía 10 días como gobernadora de Puebla, mientras que su entonces esposo, Rafael Moreno Valle, era líder de la fracción panista en el Senado.

En el percance también fallecieron los pilotos Roberto Coppe Obregón y Marco Antonio Tavera Romero, así como Héctor Baltazar Mendoza, quien se desempeñaba como asistente del panista en el Senado de la República.

No hay elementos para pensar en atentado

Durante la conferencia de prensa que se realizó este lunes en la Ciudad de México, el funcionario señaló que desde un inicio se descartó la posibilidad de un atentado en contra de la aeronave que transportaba a los panistas, pues en los restos no fue hallado material explosivo e indicó que tampoco hay evidencias de algún “balazo” en contra del helicóptero Agusta A109 con matrícula XABON. 

“… se descartó el atentado porque no se encontraron por lo pronto ninguna huella de explosivos y como lo informamos también, la Secretaría de Marina antes de que los técnicos, o sea en el análisis del helicóptero, no se encontró ningún balazo, estaban íntegras las piezas, eso fue descartado desde un principio”, declaró Jiménez.
 

Posteriormente, un reportero que dijo tener experiencia en el vuelo de helicópteros cuestionó al secretario cómo se podía descartar un atentado sin tener alguna conclusión sobre el estado de las piezas de la aeronave, pues estas pudieron ser manipuladas.

A ello, Jiménez indicó que no es posible descartar que los componentes pudieron ser alterados, pero reiteró que hasta el momento no hay evidencia de ello e insistió en descartar un magnicidio. Añadió que tampoco se encontró evidencia de agresiones hacia los cuerpos de las víctimas.

De paso, el funcionario acusó que el accidente ha sido utilizado por grupos para obtener un beneficio político, pero evitó referirse a alguien de forma particular.

“… hay gente que ha explotado el accidente para llevar a cabo agua a sus molinos políticos… No hay nada que sepamos que no se los hayamos dicho, ni hemos manipulado ninguna información a pesar de que ha habido presiones…”, comentó.

Informe final, en el primer trimestre de 2020

El titular de la SCT indicó que ya concluyó el análisis de las piezas de la aeronave que realizaron expertos internacionales, por lo que solo se espera que se sienten a discutir las conclusiones y a que redacten un informe final. 

Jiménez fue cuestionado en reiteradas ocasiones sobre si el reporte final se podría emitir en enero o hasta marzo, pero insistió en que no hay una fecha prevista. Al tiempo, señaló que el informe será presentado de forma general y no habrá un reporte previo con las familias de las víctimas, con quienes no ha tenido contacto.

PAN rechaza reporte de Jiménez Espriú por “tendencioso”

Como un “insulto” y una “cínica estrategia dilatoria” calificó la Presidenta del Comité Directivo Estatal del PANGenoveva Huerta, el reporte de hechos presentado este lunes por el Secretario de Comunicaciones y TransportesJavier Jiménez Espriú, sobre la tragedia ocurrida el 24 de diciembre de 2018.

La dirigente señaló a través de un comunicado de prensa que el informe del gobierno federal no aporta nada significativo, pues decir que sólo terminaron los peritajes del caso sin presentar conclusiones o hechos contundentes es mantener un discurso repetitivo y desgastado.

Condenó que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador descartó un posible atentado cuando todavía no se tiene el reporte final de lo sucedido. Reiteró que las autoridades se “curan en salud” antes de tiempo, pero existen nuevos elementos susceptibles de investigación, como la llamada efectuada por el diputado Gabriel Biestro a su homólogo José Juan Espinosa Torres

“A qué se refirió Biestro cuando le dijo a José Juan ‘nos los chingamos’? ¿Qué es lo que sabe el Presidente de la JUGOCOPO? ¿Por qué se da a conocer esta información a un año de distancia?”, cuestionó Huerta Villegas.

Dijo que el tiempo límite fijado por Jiménez Espriú para presentar los resultados (primer trimestre de 2020) es una cínica estrategia dilatoria para que el gobierno federal construya una historia fantasiosa y llena de mentiras.

“Hoy lo volvieron a hacer, insultaron la memoria de los fallecidos, y como lo dije ayer le dieron el tiro de gracia a la poca credibilidad que tenían”, subrayó.

Refirió que retrasar el análisis del caso es ponerle un bozal a la verdad, “a la que sólo ellos tienen acceso y quieren asesinar de manera silenciosa”.