Jubilación de 44 mil pesos mensuales para jueces (que actualmente reciben 5 mil), revisión de nombramientos vitalicios y una sala de revisión constitucional demandó el TSJ para la reforma al Poder Judicial de Puebla.

En el programa Ante la Corte, de e-consulta, Héctor Sánchez Sánchez, presidente del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), aplaudió la reforma anunciada por el gobernador Miguel Barbosa Huerta e hizo propuestas para elaborarla.

Tras presentar su segundo informe, el magistrado se dijo a favor de modificar el sistema de pensiones del poder Judicial como pretende el mandatario, ya que el vigente resulta precario para el personal.

Al recordar que los jueces reciben actualmente 5 mil pesos mensuales, consideró que lo ideal sería que el monto aumentara a su base salarial, que es de 44 mil pesos, o último sueldo.

A la vez pugnó por la creación de más distritos judiciales, con lo cual se abrirían más plazas para mitigar el déficit que padece el estado en impartición de justicia.

El estándar internacional —mencionó— consiste en que existan 16.5 jueces por cada 100 mil habitantes, sin embargo, en México la media nacional es de 3.5 y en Puebla el promedio es de 1.1.

Para garantizar el acceso a la impartición de justicia, aseveró que deberían haber al menos 32 distritos judiciales en el estado.

Además vio la necesidad de contar por lo menos con 42 jueces de justicia penal, ya que hasta 2017 solo había 13, que pasaron a 16 en 2018 y este año se llegó a 32.

Va por sala de revisión constitucional

Sánchez Sánchez anunció que también se busca la creación de una sala de revisión constitucional, para que en Puebla se atiendan controversias constitucionales y acciones de inconstitucionalidad.

Para su operación —explicó— se abrirían tres magistraturas, que se encargarían de conocer casos donde las leyes locales transgredan la Constitución del estado.

En Veracruz y la Ciudad de México ya existen salas de revisión constitucional y también se ocupan de analizar si las leyes tienen vicios o violaciones en los procedimientos de su formación o si los Congresos locales incurren en omisiones legislativas; también vigilan el cumplimiento de sentencias y resuelven juicios para la restitución de derechos humanos.

Acepta perder cargo vitalicio

El presidente del TSJ respaldó a propuesta de Barbosa Huerta para que las magistraturas dejen de ser vitalicias, con el argumento de que Puebla pasa por “una nueva era”, que obliga a renovar las instituciones.

Al aclarar que su postura a favor era particular y no de todo el poder Judicial, consideró que el renovar a los magistrados dará “una nueva cara” al TSJ.

A colación mencionó que los jueces deben ser nombrados en concursos internos con base en su carrera judicial en el tribunal, para incentivar al personal.

Hay respeto con Barbosa

En el ámbito político e institucional, Sánchez Sánchez negó que el gobernador intervenga en el funcionamiento del Poder Judicial.

Sostuvo que el mandatario ha sido “respetuoso” de la división de poderes, lo cual ha ayudado a tener una buena relación con él y con el Congreso del estado.

A propósito, agradeció los aumentos al presupuesto del TSJ que han sido aprobados por los diputados en los últimos dos años, pues con ello se pudieron abrir nuevos juzgados.