El programa de reemplacamiento aplica para la totalidad de automotores en la entidad el próximo año, a fin de integrar un padrón vehicular confiable, reiteró el gobernador Miguel Barbosa Huerta.

A través de un comunicado emitido este lunes, se indicó que el valor de la nueva placa ascenderá a 965 pesos. Para complementar ese trámite, la administración estatal entregará la tarjeta de circulación sin ningún costo.

Cabe señalar que a ello se suma el cobro anual del control vehicular, que tendrá un incremento de 80 pesos, ya que pasará de 450 a 530 para el próximo año. Por lo que en total los automovilistas deberán cubrir 1 mil 495 pesos por los trámites de cada uno de sus vehículos.

No es sólo para autos nuevos

Este domingo el presidente del Congreso, Gabriel Biestro Medinilla, expuso que la medida sólo era para los autos nuevos, usados o para aquellos que perdieran sus matrículas, sin embargo hoy la administración estatal expuso que se trata de una medida general.

El gobernador explicó que las actuales placas, provenientes de las pasadas administraciones estatales, no reflejan ni arrojan ninguna información de los propietarios de los vehículos.

"Son placas que no sirven, son placas de lata, si tú le pasas un lector no dicen nada, son pedazos de lata, de metal", apuntó.

Explicó que, a diferencia de las actuales, las nuevas placas tendrán grabados y medidas de seguridad que permitirán tener una identificación clara de los vehículos, a través de los lectores con los que cuentan las cámaras instaladas en el estado, algunas de ellas en los arcos de seguridad.

Lo anterior servirá para atender cuestiones de movilidad, de vialidad y seguridad.

"El reemplacamiento es general porque no existe un registro confiable de los autos que circulan en nuestro estado, tiene razones principales de seguridad, hoy no tenemos para cuestiones seguridad pública, de vialidad, de movilidad, un registro de tránsito. Todo se pervirtió, entonces tenemos que hacer un reemplacamiento general", expuso.

Indicó que este cambio se llevará a cabo una vez estén dadas las condiciones para cristalizarlo.

De acuerdo con disposiciones federales, la vigencia de las placas debe ser de tres años, y en Puebla desde 2014 no se realiza algún cambio.

Foto: Agencia Enfoque