La iniciativa para la creación de la Agencia Estatal de Energía en Puebla fomentará la creación de "Proyectos de Muerte" como minería e hidroeléctricas, contra las cuales los pueblos originarios de la Sierra Norte han estado en resistencia desde hace más de una década.

Así lo planteó el Consejo Tiyat Tlali en su pronunciamiento por la 31 Asamblea para la Construcción de Planes de Vida en el Territorio de los Pueblos Masehual, Tutunaku y Mestizo, donde se recordó la situación por la que atraviesa el territorio en la entidad poblana.

"La reciente creación de la Agencia de Energía del Estado de Puebla representa un riesgo más para nuestros pueblos, pues sus facultades están orientadas a facilitar la implementación de la reforma energética aprobada por Peña Nieto justificando el despojo en la búsqueda de crecimiento económico orientado a incentivar un consumo irracional e insostenible" (sic).

Señalaron que uno de los casos en los que están en resistencia desde 2006 es el proyecto hidroeléctrico Puebla I, por parte de las empresas Comexhidro y Walmart, que buscan desarrollar esta planta en las localidades de San Felipe Tepatlán y Ahuacatlán.

Esta lucha para evitar su imposición ha provocado un constante acoso y difamación en contra de los líderes opositores en defensa de los pueblos y su tierra, mismo que se mantiene hasta la fecha y que con la creación de la Agencia Estatal de Energía podría verse favorecida.

"Es por ello que a partir de esta nuestra 31 Asamblea decidimos centrar nuestros esfuerzos para fortalecer la construcción de nuestros planes de vida y demostrar que es posible producir la vida sin destruir, que es posible generar energía sin desviar los ríos, que podemos seguir produciendo alimentos sin contaminar", resaltaron.

De acuerdo con lo proyectado por las autoridades, la Agencia Estatal de Energía podría atraer para Puebla inversiones hasta por 38 mil millones de pesos, no obstante se ha evitado detallar cuál es el marco normativo mediante el cual operará y cómo abordará la defensa del territorio que mantienen los pueblos originarios.

Hay que recordar que activistas de estos movimientos ya han sufrido acoso de administraciones anteriores, principalmente la de Rafael Moreno Valle, donde el gobierno decidió iniciar procesos judiciales en contra de aquellos opositores a proyectos carreteros, hidroeléctricos, mineros y eólicos.

Foto: Archivo e-consulta