Andrés Manuel López Obrador aseguró que se debe pintar bien la raya entre delincuencia y autoridades para que se pueda combatir la inseguridad y la violencia.

De gira por TabascoAndrés Manuel López Obrador indicó que su gobierno heredó un problema de inseguridad muy serio y que con la captura de Genaro García Luna se muestra que las autoridades de otros sexenios trabajaban para la delincuencia.

“Un problema serio que heredamos fue el de la inseguridad y la violencia, porque lo dejaron crecer mucho”.

“Ahora nos estamos dando cuenta, hay ya noticias de cómo estaba el asunto, de cómo los encargados de garantizar la seguridad estaban trabajando para la delincuencia, al servicio de la delincuencia, eso fue lo que empeoró la situación”.

Andrés Manuel López Obrador afirmó que se deben fijar las fronteras entre autoridades y delincuentes porque de lo contrario no habrá remedio para la inseguridad.

“Porque cuando no hay una frontera bien definida entre autoridad y delincuencia, cuando hay contubernio, cuando es lo mismo la delincuencia que la autoridad, pues entonces no hay remedio”.

“Pero si se define bien la frontera y se pinta bien la raya y no hay contubernio y no hay vinculación, entonces se puede poner orden”.

Durante el juicio de El Chapo Guzmán en Estados Unidos se realizaron acusaciones, todas sin pruebas, en contra de políticos y ex funcionarios mexicanos.

Jesús El Rey Zambada, declaró en el juicio de Joaquín El Chapo Guzmán, que Ismael El Mayo Zambada sobornó a Genaro García Luna, secretario de Seguridad Pública durante la administración de Felipe Calderón.

El Rey Zambada aseguró que entre 2005 y 2006 le entregaron a Genaro García Luna un maletín con 3 millones de dólares.

Afirmó que en 2007, le entregaron otros 3.5 millones de dólares, cuando ya era secretario de Seguridad Pública.

El testigo protegido reveló que le entregaron el dinero a Genaro García Luna en un restaurante y que en la reunión estuvieron El Mayo Zambada y el abogado Óscar Paredes.

Foto: Andrés Manuel López Obrador