El nuevo delegado del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PRI en Puebla, el veracruzano Américo Zúñiga Martínez, llega al estado con prudencia, pero también con mucha claridad de cómo son aquí sus correligionarios y qué deben hacer los priístas poblanos para enfrentar el gran reto de las elecciones de 2021: tienen que convertirse en una oposición “con carácter” y superar las facciones, para unirse a toda costa.

Viene además con una advertencia del presidente nacional tricolor, Rafael Alejandro Moreno Cárdenas: no hay “dados cargados” ni favoritos para la dirigente del Comité Directivo Estatal (CDE), pues la ruta todavía es larga; el Consejo Político local, que por cierto “está vencido” en su periodo -recuerda- deberá definir método y tiempos.

Américo, priísta de apenas 41 años de edad, pero tricolor de cepa, rechaza con contundencia las versiones esparcidas por aquellos cercanos a los ex candidatos a la gubernatura, José Enrique Doger Guerrero (en 2019) y Francisco Alberto Jiménez Merino (en 2019), de que el llamado “Alito” Moreno Cárdenas, ya les había prometido esa posición.

En una pincelada de diagnóstico sobre Puebla, que suena desafiante, el ex presidente estatal del priísmo veracruzano y ex alcalde de Xalapa (2014-2017) asegura que en 2018 y en la extraordinaria poblana de 2019, “Morena ganó por los priístas que, enojados, se fueron del partido”.

De ahí que adelanta, en entrevista, que buscará sumar a todos, incluso aquellos sobre quienes pesan el amago y los procesos de expulsión, por haber apoyado al hoy gobernador Miguel Barbosa Huerta.

“No estamos para desechar a nadie... Creo que debemos recuperar a todos, incluso a quienes se fueron. Hablar con ellos, tocarlos y ofrecerles reconstruir con nosotros el partido”, reconoce.

El nuevo delegado del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en Puebla no descarta una alianza con el Partido Acción Nacional (PAN) para los próximos procesos federal y local, aunque reconoce que eso será una decisión de los órganos de dirección nacionales.

Morena y sus triunfos tricolores

Zúñiga ve una explicación simple en los triunfos que el partido del Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, tuvo en 2018 y el resultado de la extraordinaria en Puebla de este 2019: el Movimiento Regeneración Nacional (Morena) ganó con votos del PRI.

“Creo que gran parte de la base, simpatizantes, si no quieres decir militantes, que siempre habían apoyado a nuestro instituto político, votaron, creo yo en un sentido de enojo.

“Hay muchos priístas que están enojados, que están molestos, que están ofendidos. Es a ellos a quienes nos debemos acercar, es a ellos a quienes debemos escuchar, para poder construir un PRI más fuerte. Y tengo claro que eso no se hace de la noche a la mañana, pero el viaje de 20 mil leguas -dice parafraseando la novela de Julio Gabriel Verne- comienza con el primer paso”.

-¿Existe el PRIMor? ¿Qué pasará con los militantes que apoyaron a Barbosa?

-La alianza fundamental es con nosotros mismos. Debemos recuperar la unidad. A todos aquellos quienes buscaron cobijo en otras opciones políticas también tenemos que buscarlos, pues no estamos para desechar a nadie. Tenemos que atenderlos a todos, inviar a todos a que nos reunamos, a que nos podamos volver a sentar y llegar a acuerdos…

Sin embargo, Américo, quien también rechaza el “duartismo” que le han endilgado en versiones periodísticas, una cercanía con el hoy preso ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte y Ochoa, recompone y destaca las fortalezas de su instituto.

“El PRI está lejos de ser un partido débil. Actualmente es el partido que más gubernaturas tiene en el país, que más y mejor estructura tiene, pero además con una historia impresionante”.

Y reflexiona: “sé que ha habido errores, los podemos objetar, errores humanos, errores de personas. Ha habido traición, pero también hay futuro y me parece que debemos de hablar cuál va a ser el futuro. Las alianzas que debemos hacer, repito, es con nosotros primero y ya veremos en el año 2021 con qué fuerza política podemos hacer equipo, para presentarnos como una oposición fuerte”.

Precisamente sobre la posibilidad que ha trascendido de que podría coaligarse con AN, Zúñiga Martínez responde con contundencia: “no está descartado”.

Los que se fueron

-Hay procesos de expulsión contra algunos priistas en Puebla, ¿qué va a pasar con ellos?

-No puedo yo tener mayor injerencia en ello. Llego como delegado del CEN y nuestro partido tiene una Comisión de Justicia Partidaria que habrá de llevar a cabo ese estudio. El PRI tiene instancias para atender, estudiar y, en su caso, resolver, sobre las querellas que se hayan formulado…

-¿Están o no cerradas las puertas del PRI para alguien, incluso aquellos a quienes se acusó de “traición”?

-Debemos hablar con una gran sensibilidad. El caso de Puebla no es distinto a lo que vivimos en Veracruz (en 2018). Yo fui presidente del Comité Directivo Estatal durante la elección, pero tampoco es privativo de lo que pasa en estados del norte o del centro. Sí es una reflexión profunda la que tenemos que hacer y, repito, tienen que ser las instancias las que determinen lo conducente.

“Sin embargo -él mismo hace la pausa-, yo sí creo que debemos recuperar a todos, incluso a quienes se fueron. Hablar con ellos, tocarlos y ofrecerles reconstruir con nosotros el partido en el que militan”.

-¿Hay una carta marcada ya para la dirigencia estatal? Porque aquí hay quienes dicen que ya se las prometió “Alito” ( Rafael Alejandro Moreno Cárdenas, dirigente nacional), porque trabajaron con él en su campaña por la dirigencia, en alguna posición.

“No hay dados cargados para nadie. Vamos a llegar y a estudiar, con los estatutos en la mano, el proceso que más conviene políticamente en Puebla, para ponerlo a consideración del Consejo Político (estatal), que por cierto también está vencido, y ponernos a trabajar sobre esas bases”, dice el priísta que lleva sangre tricolor desde la cuna, pues su padre también fue presidente estatal del PRI en Veracruz, en los años 70.

Para ir construyendo la ruta a la renovación del CDE del PRI, Américo Zúñiga detalló la abultada agenda que ya tiene con las distintas áreas, para en los próximos días, “ver en donde vamos a estar explorando la ruta, los escenarios, los momentos...”

-Puebla tiene la situación especial, no sé si se reedite en otras entidades, de que aquí son medio caníbales entre los mismos priístas, los ex candidatos al gobierno, en 2018 y 2019, ya quieren y creen que deben ser los dirigentes, hay quien dice que el PRI es un “desastre”, ¿cómo vas a enfrentar este canibalismo del PRI poblano?

-Con respeto y sensibilidad. La instrucción que tengo del presidente del CEN es llegar con una actitud conciliadora, una actitud para escuchar, templanza para atender las inquietudes y ya habremos de sentarnos a la mesa todos, para tomar las mejores decisiones.

“No pensando en una persona o en una trayectoria de carácter individual, sino pensando en lo mejor para todos y para el año 2021, en generar un priísmo fuerte, para enfrentar el mayor de los retos”.

-¿Cómo debe comportarse el PRI poblano en su realidad de ser oposición en la entidad y en el país, cuando ya en el pasado fue bastante tibio ante el morenovallismo?

-El PRI es el partido de México, el partido que tiene la experiencia y la responsabilidad de ser una oposición propositiva. No podemos ser una oposición que venga con ideas imposibles o con promesas inviables… Tenemos que ser serios, al señalar claramente las deficiencias del gobierno, pero también en la propuesta, para que sepan los militantes priístas que vamos en serio, y la sociedad en general, de que estamos haciendo un gran trabajo, para generar condiciones de la recuperación de la confianza…

-Cuando dices serios y responsables alguien podría igualarlo con el adjetivo de tibios...

-No. Se podrá quizás poner el adjetivo que pueda ser, pero lo que digo es con carácter, y tener carácter es señalar y levantar la voz, ante las deficiencias, que por cierto no son pocas, de una administración (estatal) incipiente, que no lleva ni cinco meses…

Américo Zúñiga Martínez será presentado este viernes 13 de diciembre en la sede del CDE estatal del PRI, aunque su nombramiento fue formalmente entregado e informado por Moreno Cárdenas con antelación.

El también ex diputado local veracruzano, quien por cierto enfrentó al ex gobernador Javier Duarte en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) por no entregarle a tiempo sus participaciones como cabeza del ayuntamiento de Xalapa (2014-2017), ríe casi a carcajadas cuando se le recuerda que su llegada ante la militancia poblana es este viernes 13, día tradicionalmente de mala suerte.

Dice que no es supersticioso, pero además admite el calificativo de estar “vacunado”, pues el nombramiento fue el pasado 10 de diciembre.