Unas doce viviendas de la unidad habitacional Villa Frontera tuvieron que ser evacuadas la madrugada de este miércoles, tras una fuga de gas derivada de una toma clandestina en un terreno baldío de la zona.

Aunque el fuerte olor a gas fue detectado desde la noche de ayer, hasta la madrugada de este miércoles se intensificó.

El hecho, además de causar alarma entre los vecinos del lugar, generó la movilización de policías municipales, bomberos, elementos de Protección Civil Municipal, Estatal, Ejército Mexicano y personal de Seguridad Física de Pemex, quienes detectaron la toma clandestina en un predio sobre la avenida 104 Poniente, entre Villa Frontera y la Vía Corta a Santa Ana, frente al Cobaep, cuyas clases fueron suspendidas.

Además de que alrededor de doce familias tuvieron que salir de sus viviendas, la zona fue acordonada para evitar el paso de la población hasta que la situación quede controlada.

El 12 de septiembre del año pasado, una fuga de gas en la misma zona, causó una situación de emergencia que provocó el desalojo de decenas de moradores que en pijama, a pie o en coche, se alejaron del sitio hasta que la situación fue controlada.